Cajas negras en los coches

La Unión Europea ha hecho obligatorio que a partir de julio de 2022 todos los coches nuevos tengan una caja negra. Esta nueva función se introduce en el marco de los sistemas de asistencia al conductor (ADAS) financiados por la UE, cuyo objetivo es reducir a cero las muertes en carretera para 2050. Las cajas negras serán pronto una realidad en todos los coches nuevos que se vendan en el mercado europeo.

El 6 de julio se anunció que todos los coches nuevos tendrán que estar equipados con una "caja negra", o registrador de datos de accidentes. La finalidad de este dispositivo es registrar diversos parámetros del vehículo durante la conducción para poder determinar la causa de un accidente. Las cajas negras de los coches son exactamente iguales a las de los aviones y los trenes, sólo que no almacenarán ningún contenido de audio o vídeo.

Funcionamiento de las cajas negras

El principio de las cajas negras es muy sencillo. Cuando se produce un accidente, permite acceder a datos 30 segundos antes y 5 segundos después del accidente. Los datos registrados incluyen la velocidad, el frenado, las revoluciones del motor, las fuerzas de impacto frontal y lateral, los movimientos del volante, la posición del pedal del acelerador y el funcionamiento de los sistemas de seguridad del coche.

Ubicación de la caja negra

La caja negra está situada bajo el asiento del conductor y está atornillada directamente al chasis para evitar su deformación en caso de accidente. Para acceder a los datos se utiliza un ordenador con un software compatible.

La información almacenada en la caja negra se elimina de forma rutinaria y en ningún caso se registran datos personales del conductor, los pasajeros o el vehículo. Los datos no se utilizan para identificar al responsable del accidente, sino para las investigaciones de seguridad vial.

¿Qué información almacena la caja negra?

La mayoría de nosotros ha oído hablar de las cajas negras durante muchos años, especialmente en el sector de la aviación, donde pueden utilizarse para determinar la causa de accidentes y otros incidentes. De hecho, en un futuro no muy lejano, este método de recogida de datos formará parte de los vehículos, tal vez a nivel mundial.

En el caso de los coches, este dispositivo se desarrolló originalmente con un propósito similar y se utilizó para determinar la causa de ciertos accidentes. Sin embargo, las funciones y los datos que se pueden obtener de esta caja negra son tan amplios que se convertirá en equipamiento obligatorio para algunos modelos de coches nuevos en 2022 en la Unión Europea.

El dispositivo de caja negra está equipado con sensores que almacenan una serie de información en tiempo real sobre el vehículo, desde los problemas de mantenimiento hasta los niveles de líquidos o los hábitos de conducción, para determinar los ciclos de mantenimiento específicos de cada vehículo. Aspectos como la ubicación, la velocidad, la temperatura, las vibraciones, el consumo de combustible, el volumen de la radio, el uso del cinturón de seguridad y el tiempo de encendido de las luces son sólo algunos de los datos que almacena e interpreta este sistema de caja negra, ahora también conocido como "in-car analytics".

A diferencia de otros dispositivos que transmiten información por Bluetooth, este sistema intercambia información en tiempo real a través de la nube. Aunque pueda parecer un poco intrusivo, los conductores que se desvíen de su ruta o aceleren de forma temeraria pueden ser advertidos para evitar accidentes. En caso de accidente, se puede enviar una llamada de auxilio y registrar la información para su posterior evaluación.

El dispositivo también puede identificar información específica sobre los niveles de fluidos y el desgaste del motor mejor que los escáneres convencionales, lo que permite conocer mejor las necesidades de cada vehículo y mejorar en gran medida su mantenimiento.

Además, la grabadora o "caja negra" almacena ciertos datos en los segundos anteriores y posteriores al accidente. Registra factores como la velocidad, el frenado del conductor, la existencia de un fallo técnico o el funcionamiento de sistemas de seguridad como los cinturones de seguridad o los airbags.

También puede registrar las condiciones meteorológicas en el momento de la colisión o la fuerza del impacto. Se puede acceder a los datos a través del puerto OBD (On Board Diagnostics), un sistema de diagnóstico instalado en la mayoría de los vehículos, o a través de un puerto en el propio dispositivo.

En caso de accidente, estos datos pueden analizarse para determinar la causa del mismo. En la Unión Europea, los datos no estarán disponibles para todos, sino sólo para las autoridades competentes.

¿Qué hay realmente en una caja negra?

Se instala debajo del asiento del conductor y se atornilla al chasis, en una posición que no interfiere ni dificulta los movimientos importantes del conductor. Tiene un sistema de control integrado con hardware (microprocesadores y memorias) conectado a varios sensores que envían datos a una memoria donde se almacenan los últimos 30 segundos. A medida que pasa el tiempo, los datos antiguos se borran, mientras que los últimos 30 segundos se almacenan siempre. En caso de colisión, se registran otros 5 segundos para completar la información antes, durante y después del incidente.

¿Qué información contiene la caja negra de un coche?

La caja negra recoge una quincena de parámetros que se consideran importantes y proporciona información que puede arrojar luz sobre las causas de los accidentes relacionadas con el exceso de velocidad, el pedal del acelerador defectuoso, el uso de los cinturones de seguridad e incluso, en el caso de un vuelco, la causa del accidente, etc.

¿De qué están hechas las cajas negras de los vehículos?

Constan de una caja negra de acero de alta resistencia, un software de gestión de archivos y un sistema operativo.

¿Cómo funcionan las cajas negras de los vehículos?

Cuando los sensores del coche detectan un accidente, el sistema operativo alerta al sistema de archivos. En milisegundos, el sistema de archivos organiza y estructura todos los datos del accidente en la memoria del hardware. El investigador puede entonces conectar el dispositivo a un ordenador portátil para examinar los datos almacenados.

¿Se utiliza la caja negra del coche para identificar al conductor?

No, la información recogida es completamente anónima. Los datos siempre serán secretos, ya que su objetivo es aumentar el conocimiento de las causas de los accidentes y encontrar soluciones para prevenirlos, y nunca castigar a los conductores que los han provocado.

Así, cuando un conductor se ve implicado en un accidente, los datos de la caja negra se transmiten de forma anónima, sin revelar el nombre del conductor, la matrícula, etc. Por ley, nadie, ni siquiera la Guardia Civil, tiene acceso a la caja negra a menos que se produzca un accidente.

¿Cómo se obtiene información de la caja negra de un coche?

El investigador designado conecta su ordenador a la caja negra e introduce todos los datos en un software que evalúa las circunstancias del accidente.

Esto no es del todo nuevo, ya que algunos fabricantes de automóviles ya disponían de un dispositivo similar, aunque los conductores probablemente no se dieran cuenta de ello.

Se llamaba EDR (Event Data Recorder), pero su uso era diferente, ya que sólo servía para verificar el buen funcionamiento de los sistemas de seguridad instalados en los coches.

Hay muchas esperanzas puestas en la caja negra del coche, ya que se cree que al controlar tantos parámetros y datos se pueden reducir gradualmente los accidentes durante los próximos años.

Comentar

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Al seguir navegando acepta su uso.