Híbridos y eléctricos: ¿cuál elijo?

Cuando pensamos en comprar un coche, también pensamos en los modelos y sus ventajas. Pero incluso después de la llegada de los coches ecológicos, todavía hay mucha gente que no sabe qué tipos de coches existen y cuáles son las diferencias más importantes.

Los coches híbridos funcionan utilizando un motor de combustión interna combinado con uno o varios motores eléctricos para impulsar el coche. Además, posee un sistema que recupera energía a través de la frenada regenerativa.

En función de las necesidades del conductor, el motor eléctrico puede funcionar por separado, alternativamente con el motor de gasolina o incluso conjuntamente. El resultado es un menor consumo de combustible y, por tanto, una mayor economía de combustible. En algunos casos, la adición de electricidad puede incluso mejorar la eficiencia.

En cambio, los coches eléctricos funcionan puramente con electricidad. Por lo tanto, la batería del coche debe conectarse a una fuente de energía para ser recargada. Además, no emiten gases de escape ni de efecto invernadero y suelen ser más silenciosos y suaves que otros coches.

Cuando se pisa el pedal del acelerador, la energía se transfiere de la batería al motor eléctrico. El motor recibe la energía que impulsa los ejes de transmisión para hacer girar las ruedas. Cuando el coche reduce la velocidad o empieza a frenar, el motor se convierte en un alternador y genera electricidad que se vuelve a la batería.

Diferencia entre un coche híbrido y eléctrico según sus componentes

Si quieres comprar un coche ecológico, es importante que conozcas las características de cada vehículo. A continuación, te explicamos cómo distinguir un coche híbrido de un coche eléctrico.

Diferencias en la carga de la batería

Los coches híbridos cargan sus propias baterías. Estos generan electricidad mediante sistemas como la frenada regenerativa y la conducción durante el funcionamiento del motor de combustible. Estos coches utilizan sus baterías para aumentar pasivamente el ahorro de combustible.

En los coches eléctricos, sin embargo, el único sistema de almacenamiento de energía es una sola batería. Con la energía recuperada, uno o varios motores eléctricos generan la potencia mecánica necesaria para la propulsión. La batería puede recargarse a través de la red eléctrica.

Diferencias entre motores

Los coches eléctricos funcionan exclusivamente con un motor eléctrico y una batería y, por tanto, no tienen motor de combustión interna. En cambio, los coches híbridos, como por ejemplo el Kia Niro, tienen dos motores, uno de gasolina y otro eléctrico. El de gasolina se activa automáticamente y suministra electricidad al coche cuando la necesita.

Al arrancar el coche, simplemente se utiliza la electricidad para la aceleración inicial. Si quieres ir más rápido, se pueden usar ambos motores. Esto hace que los híbridos sean los coches más eficientes para la conducción en ciudad.

Diferencia de combustible

Aunque ambos coches son renovables y utilizan la electricidad para cargar las baterías, los híbridos son más flexibles en cuanto al combustible. A diferencia de los coches eléctricos, los híbridos también pueden funcionar con gasolina.

Es mucho más probable que un coche eléctrico se quede sin energía que un híbrido, ya que las estaciones de gasolina son mucho más comunes que las estaciones de carga para coches eléctricos, al menos de momento.

Ventajas de los coches eléctricos

La ventaja que todos conocemos es que no contamina el medio ambiente, pero para muchos esta ventaja no es suficiente. Veamos algunos otros, basados en las opiniones de los usuarios de coches eléctricos en Internet. Muchas de estas opiniones se basan en sus experiencias personales.

No hay contaminación atmosférica

Un coche eléctrico no contamina el medio ambiente porque no necesita combustible. Estos vehículos funcionan convirtiendo la electricidad en energía mecánica. Esto es muy positivo teniendo en cuenta los graves problemas medio ambientales a los que nos enfrentamos hoy en día.

No hay contaminación acústica

Pero la contaminación no sólo proviene de la atmósfera, el coche también hace ruido, a menos que sea un coche eléctrico, que hace muy poco ruido. En un coche eléctrico podemos hablar sin levantar la voz o escuchar música a un nivel normal.

Ahorros en mantenimiento

Los costes de mantenimiento de un coche diésel o de gasolina son elevados. Al tener un coche eléctrico, nos ahorramos estos costes y nuestra cartera lo agradecerá. La razón de este ahorro es el motor, que es muy compacto y mucho más fiable que los motores convencionales.

Es muy raro que un motor eléctrico se averíe pues es muy sencillo y casi no tiene extras. Los motores convencionales, en cambio, pueden tener muchos fallos (en el sistema de refrigeración, en el aceite, la ignición, distribución, etc) e incluso al quedar un motor de combustión inservible no podríamos quedar sin coche, ya que sustituir el motor en un coche convencional es muy costoso y en la mayoría de los casos inviable.

Además, se ahorra mucho dinero y tiempo en mantenimientos rutinarios, no hay bujías que reemplazar, cables, ni filtros de aire, aceite, etc. A pesar de que el motor eléctrico utiliza aceite para funcionar, su reemplazo va mucho más allá de los intervalos de 10.000-30.000 kms que estamos acostumbrados a ver en un motor de combustión convencional.

Ahorro de Espacio

Como no hay caja de cambios y el motor es muy compacto y pequeño, habrá mucho más espacio en un coche eléctrico que en uno convencional. La mayor parte del espacio en un coche eléctrico es para fines prácticos. Esto hace que el coche sea más pequeño en general y más fácil de aparcar en la ciudad, pero mucho más espacioso por dentro.

Mayor eficiencia

Un coche eléctrico es mucho más eficiente que un coche convencional. La eficiencia se sitúa en torno al 90%, frente al 30% de un coche convencional, lo que significa que un coche eléctrico necesita menos energía para producir la misma potencia y, por tanto, consume menos. Se puede decir que un coche eléctrico consume 7 veces menos energía que uno de gasolina. Imagina lo que podríamos ahorrar en gasolina en un año.

Mejores Prestaciones

Como la energía se encuentra disponible para su uso y el motor eléctrico solo debe pedirla, muchos vehículos eléctricos tienen mejores prestaciones que un vehículo con motor de combustión. Esto trae consigo mejores aceleraciones y recuperaciones en autopista y ciudad.

Desventajas de los coches híbridos

-El precio de adquisición es más alto.

-No tienen tanta potencia en la autopista.

-Existen pocos vehículos que sean grandes dado que su mayoría son vehículos compactos.

-Mantenimiento más costoso en algunos casos, puesto que los repuestos pueden ser escasos y no hay demasiada mano de obra especializada.

-La batería y el inversor pueden ser un problema pues cuando se daña su reemplazo puede ser muy costoso.

-A pesar de que presentan menos emisiones que un vehículo convencional, no son 100% libre de emisiones como un eléctrico.

Desventajas de los coches eléctricos

Cuando piensas en desventajas, te viene a la mente la autonomía y la carga de la batería, ¿verdad? Veamos las principales desventajas de un coche eléctrico.

Alcance limitado

La autonomía de un coche eléctrico es la principal desventaja de comprarlo. Si queremos hacer un viaje más largo, es difícil porque la autonomía media de un coche eléctrico es de unos 200-300 km. Sin embargo, cada día hay nuevos desarrollos y modelos con mayor autonomía, como el Tesla Model S P100D, que tiene una autonomía de casi 600 km y una batería de 100 kWh. Sin embargo, la autonomía depende de muchos factores, como la velocidad, el aire acondicionado, la edad y el estado de la batería, etc.

¿Dónde cargar la batería de un coche eléctrico?

Otro gran inconveniente de un coche eléctrico es la cuestión de dónde cargarlo. Antes de comprar un coche eléctrico, debes tener en cuenta que necesitas un garaje y la instalación de una toma de corriente para cargar la batería del coche.

Si tienes tu propio garaje, esto no debería ser un problema, pero si es un garaje compartido, tendrás que obtener el permiso de tus vecinos antes de empezar la instalación.

Sin embargo, ¿Qué ocurre si necesitamos cargar el coche fuera del garaje? El número de puntos de recarga para coches eléctricos crece día a día, aunque de momento siguen siendo muy pocos en general, al menos por ahora.

Precio Elevado

El precio de un coche eléctrico es considerablemente superior al de un coche convencional. La razón de este elevado coste son las baterías. La duración de la batería es de unos siete años, pero conforme vaya pasando el tiempo, seguramente esto cambiará.

Pocos talleres especializados

Aunque las averías son poco frecuentes en este tipo de coches, también pueden estropearse y puede ser difícil encontrar un taller cercano que pueda reparar nuestro coche eléctrico. Si tenemos que sustituir una pieza, el coste es mucho mayor que el de un coche convencional, porque hay menos piezas de repuesto y a veces incluso hay que importarlas de otro país.

¿Cómo se genera la corriente de carga?

Ya hemos dicho que los coches eléctricos no contaminan el medio ambiente, pero lo cierto es que la generación de electricidad para cargar estos coches si suele contaminar el medio ambiente. Una solución podría ser generar la electricidad para nuestros coches a partir de fuentes renovables, como plantas solares, eólicas o mareomotrices en zonas costeras, etc.

Ahora que conocemos las ventajas y desventajas de un coche eléctrico, la decisión es nuestra, pero con el paso de los años, no cabe duda de que muchas personas se decantarán por este tipo de modelos.

Qué coche comprar: ¿híbrido o híbrido enchufable?

La electrificación de los coches parece inevitable. A medida que los fabricantes se vean obligados a reducir cada vez más las emisiones y las ciudades utilicen las etiquetas ecológicas para inhabilitar los coches más antiguos, todos los coches que no sean eléctricos serán híbridos.

La oferta ya es enorme, y a la hora de elegir un coche nuevo, las nuevas preguntas han sustituido al antiguo "diésel o gasolina" por una nueva serie de dilemas, entre ellos, por ejemplo: ¿cuál es el mejor coche para mí: híbrido o híbrido enchufable?

La compra de un coche es el segundo mayor gasto económico de los españoles después de la vivienda, por lo que elegir el coche adecuado no es tarea fácil. Para aquellos que consideran que un coche eléctrico no es para ellos, la pregunta legítima es si comprar un híbrido o un híbrido enchufable. Como con cualquier coche, depende del uso que le vas a dar.

Antes de entrar en el meollo de la cuestión, repasemos algunos términos. Un coche híbrido se define como un vehículo que utiliza la energía para su propulsión mecánica de dos sistemas instalados en el propio coche, a saber, un sistema de almacenamiento de combustible y un sistema de almacenamiento de energía eléctrica.

En un coche híbrido el pequeño motor-generador eléctrico está limitado por la asistencia del motor de combustión interna. La batería es muy pequeña y no permite la conducción eléctrica del vehículo más allá de 20 km. El objetivo es minimizar el consumo de combustible en la ciudad.

En cambio, un híbrido enchufable es un vehículo con una batería más grande que puede recargarse conectándolo a una fuente de energía externa, como una toma de corriente doméstica o una estación de carga especial. En el mejor de los casos, un coche hibrido enchufable puede recorrer hasta 60-70 km con una carga sin depender del combustible y usarlo cuando es necesario.

Entonces, en estos casos el motor eléctrico no sólo puede arrancar el coche, sino también impulsarlo durante muchos kilómetros sin consumir combustible ni producir emisiones. En el Hyundai TUCSON Plug-in Hybrid, por ejemplo, puedes recorrer hasta 62 kilómetros en modo puramente eléctrico

No está mal, ¿verdad? La realidad es que los coches eléctricos y los híbridos enchufables también tienen aspectos positivos y esto nos hace reflexionar. Y con un acceso cada vez mayor a las estaciones de carga, los coches eléctricos son una gran opción, especialmente para aquellos que quieren moverse libremente por la ciudad. La experiencia demuestra que, a la larga, los coches eléctricos te gustarán mucho más, pero deberás evaluar cual te conviene más según el uso que le darás.

Comentar

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Al seguir navegando acepta su uso.