Historia de Chevrolet

La mayor fábrica de automóviles del mundo, fruto del encuentro entre un importante industrial y un famoso piloto de carreras “Válvulas de máxima calidad” “Vocación deportiva Tecnología avanzada” y más…

Sólo en Estados Unidos, General Motors produce unos seis millones de coches al año, más de la mitad de ellos bajo la marca Chevrolet. Pero esto no incluye los coches producidos bajo la misma marca en las plantas de Brasil, México, Sudáfrica, Argentina e incluso la planta de Isuzu en Japón. Los coches Chevrolet, que llevan el nombre del piloto suizo, son sin duda la columna vertebral del gigante industrial General Motors. El complejo Chevrolet lo convierte en el mayor fabricante de automóviles del mundo, sólo superado por Ford.

Las vidas de dos grandes hombres del automovilismo estadounidense están estrechamente ligadas al nacimiento de la Chevrolet Motor Company. Uno de ellos fue William Crapo Durant, que nació en Boston en 1861 y se instaló en Flint, Michigan, dirigiendo una serie de negocios relacionados con la automoción.

El segundo fue Louis Chevrolet, nacido en Suiza en 1878. Chevrolet tenía 30 años y ya era famoso como piloto de carreras cuando él y su hermano Arthur fueron contratados por la empresa Buick de Durant, que por aquel entonces estaba sentando las bases de su mayor creación, General Motors. Los tres hermanos Chevrolet emigraron a Estados Unidos en 1900; Louis se adelantó unos meses a Arthur y Gastón cuando intentó vender una bomba de embotellamiento de vino de la que era titular de la patente.

De los tres, Luis era el más importante con diferencia y, aunque todos competían, fue el único que triunfó. En 1905, fue piloto de pruebas de la división norteamericana de Fiat y participó en muchas carreras, incluida la famosa Copa Vanderbilt.

Chevrolet consiguió vencer tres veces a Barney Holyfield, considerado el mejor piloto estadounidense de la época. Fue el alma de la escudería Buick de 1908 a 1910, logrando una serie de victorias que lanzaron la marca de la que Durant fue fundador. Su nombre tenía un valor comercial evidente en 1910, cuando Durant perdió el control de Buick y se vio obligado a reconstruir su empresa prácticamente desde cero, utilizando otras dos pequeñas marcas que poseía, Republic y Little.

En octubre de ese año, en un pequeño garaje de la avenida Grand River de Detroit, un mecánico de Chevrolet recibió el encargo de diseñar y construir un prototipo del nuevo coche que llevaría su nombre, tan famoso en los circuitos. Con la ayuda del ingeniero Etienne Planche, Chevrolet desarrolló un motor de 4 y 6 cilindros. Durant dio el visto bueno a la producción del prototipo de 6 cilindros.

Durant, el traje Chevrolet

El 30 de mayo de 1911, el nuevo diseño se anunció en un comunicado de prensa: "W. К. Durant de General Motors y Louis Chevrolet, uno de los mejores pilotos de la época y socio de Durant en la producción y desarrollo de los coches Chevrolet. К. Durant, de General Motors, y Louis Chevrolet, uno de los mejores corredores de la época y socio de Durant en la producción y desarrollo de coches rápidos, abrirán la producción de un nuevo coche de altas prestaciones en Detroit.

El informe llamaba al futuro coche "Durant Chevrolet". Billy Durant perseveró y fundó la Chevrolet Motor Company de Michigan el 3 de noviembre de 1911. Para entonces, Chevrolet y Planche habían terminado de poner a punto los primeros prototipos, que estaban equipados con un motor de seis cilindros y dos válvulas con una cilindrada total de 4,9-1. Sólo se dispuso de cuatro prototipos para pruebas y publicidad antes de comenzar la producción.

El primer Chevrolet, llamado Classic Six, era un coche enorme y caro; para su producción se alquiló un gran garaje en el West Grand Boulevard de Detroit, donde se ensamblaban piezas suministradas por terceros; presumiblemente se trataba de otras fábricas controladas por Durant, cuyo verdadero papel nunca se ha revelado.

En cualquier caso, a pesar del reducido tamaño de la fábrica, en 1912 se construyeron y vendieron 2.999 coches, lo que demuestra sobre todo la excepcional capacidad de Durant para organizar y comercializar sus ideas.

En la dialéctica entre las fábricas del grupo “las más cercanas de Chevrolet eran las de Republic y Little y la fábrica de motores de Mason” se producían conflictos tanto en el plano puramente comercial como en el humano.

El Chevrolet, que se vendió por 2.150 dólares, resultó ser un coche de lujo. Al mismo tiempo, Little demostró claramente su capacidad para penetrar en el mercado de Ford y establecerse como competidor produciendo un pequeño coche de 4 cilindros con motor Mason por 650 dólares.

Sin embargo, el pequeño modelo de 6 cilindros estaba demasiado cerca de las prestaciones comerciales del Classic Six y una mayor producción habría provocado una competencia interna dentro del grupo. Por tanto, era necesaria una fusión, de la que Chevrolet extraería su carácter futuro. Con la desaparición de la marca Little, Chevrolet tuvo que producir coches comerciales, y al producir coches comerciales “aunque en el sentido americano”, pudo competir con Ford.

En política económica

El fracaso en la construcción de una nueva gran planta para Chevrolet, la concentración de la producción en Flint en lugar de Detroit y quizás algunas de las tareas encomendadas a los ejecutivos de Little durante la fusión “decisiones tomadas durante un viaje a Europa” provocaron el descontento de Louis Joseph Chevrolet, que abandonó la empresa en diciembre de 1913, aunque estaba obligado por contrato a no utilizar su nombre como marca.

Durante el periodo más oscuro de su vida, la “Gran Depresión”, Chevrolet volvió a trabajar como mecánico en un taller de la marca. Al mismo tiempo, logró un modesto éxito comercial al dirigir, junto con su hermano Arthur, la empresa Frontenac, que preparaba coches deportivos y producía accesorios especiales de conversión, como la famosa culata Frontenac para el Ford T.

En el verano de 1913, Chevrolet presentó nuevos modelos para 1914, el Light Six, que iba a sustituir al Little de seis cilindros, y el famoso Royal Mail, un coche de cuatro cilindros con un nuevo motor de válvulas en cabeza desarrollado por Mason específicamente para sustituir al Little Roadster.

A pesar de estas peculiares fechas de comercialización, el nuevo coche resultó ser mucho más completo y eficiente que su homólogo Little. incluso en su versión más sencilla, bautizada acertadamente como Baby Grand y sólo disponible en gris con chasis negro, era un coche agradable y equilibrado.

Este fue un rasgo distintivo de la política de marketing de Chevrolet, que nunca buscó bajar los precios a costa de las prestaciones de sus coches, sino obtener los precios más baratos a través de una constante pero necesariamente lenta racionalización de la producción.

Como parte de su estrategia ascendente, Durant también concedió a los concesionarios de Chevrolet el derecho a vender el Monroe, un coche económico desarrollado por la Monroe Motor Co, que funcionaba como una empresa independiente, pero era propiedad del mismo grupo financiero.

Con un rango de precios que va desde los 460 dólares del Monroe Roadster hasta los 2.200 dólares del Classic Six, la marca ya estaba en el mercado, sin embargo, los resultados de las ventas apuntaban en una dirección definitiva. El Classic Six se fabricó en cantidades muy reducidas hasta finales de 1914. Los Seis Ligeros no llegaron ni a 500 coches de un total de 5.005, por lo que la mayoría fueron Baby Grand y Royal Mail Serie H.

La competencia de Ford

Tanto Chevrolet como Durant no estaban satisfechos. El primero, que quería que su nombre se asociara exclusivamente a los coches de lujo, mantuvo una serie de reuniones con el segundo y según se dice acabó dándole con la puerta en las narices y tirando su parte.

Por el contrario, el descontento de Durant fue constructivo, siguió ampliando su imperio industrial, renovando los frágiles balances de las empresas en las que participaba. Finalmente, en septiembre de 1915, se reunió y formó la Chevrolet Motor Company de Delaware, que tenía la mayoría de las acciones.

A continuación, facilitó el traspaso de acciones al nuevo holding y retiró las acciones de General Motors, que se habían vuelto poco atractivas en el mercado de valores porque la empresa no había pagado dividendos desde 1910. Aprovechando el éxito de Chevrolet, que él mismo consideraba insatisfactorio, Durant retomó el control de General Motors, añadiendo Chevrolet, la quinta y última empresa automovilística del grupo, el 2 de mayo de 1918.

En 1915, Durant animó a Chevrolet a dar sus primeros pasos en la competencia directa con Ford presentando el Modelo 490, llamado así porque el precio básico de las versiones Spider y Torpedo sin sistema eléctrico era de sólo 490 dólares. Así, el precio de venta de Chevrolet era ligeramente superior al del famoso Ford Modelo T.

En cualquier caso, 1915 fue un año de éxito para Chevrolet, incluso antes de la plena validación de las 490 acciones, la acción pagó un dividendo de 50 dólares “uno de los más altos pagados por cualquier empresa en ese momento”.

El capital de la empresa era de 20 millones de dólares y las acciones de 7,5 millones, un crecimiento sin precedentes logrado en sólo cinco años y partiendo prácticamente de la nada. En 1916, las ventas de Chevrolet alcanzaron las 70.701 unidades, de las cuales unas 18.000 correspondieron al nuevo 490.

En 1917 se vendió la cifra récord de 125.882 unidades y en 1920, tras una recesión temporal en tiempos de guerra, se vendieron 150.226 unidades. A este ritmo, Chevrolet representaba el 39% de todas las ventas de General Motors en el continente.

La separación y salida de Durant

Este vertiginoso giro de los acontecimientos hizo que la crisis que surgió en 1920 fuera casi inimaginable, aunque se produjera en medio de una depresión económica mundial. La gestión de Durant fue muy controvertida y quizás fue un error invertir grandes sumas en la deficitaria Samson Tractor Works.

Cuando el precio de las acciones de General Motors cayó de 400 a 12 dólares, se hizo necesario un cambio en la gestión. Sin embargo, con la salida de Billy Durant, Chevrolet perdió a su más firme defensor.

La dirección general fue confiada a Pierre S. Dupont, miembro de la riquísima familia Dupont, que había adquirido una participación mayoritaria en General Motors. El grupo de asesores financieros encargado de reorganizar el holding propuso liquidar Chevrolet, ya que nunca podría competir con Ford.

Afortunadamente, esta propuesta no fue aceptada, sino que simplemente se convirtió en una directriz para la política de la empresa: a partir de ahora, Chevrolet sólo produciría los coches más baratos de la gama de General Motors. Los modelos más caros, como el D Type con motor V8, que se había vendido desde 1917 con poco éxito, dejaron de producirse.

La caída de la superioridad

Parecía absurdo pensar que Chevrolet pudiera competir con Ford. En 1921 Chevrolet tenía el 4% del mercado de automóviles y perdía 5 millones de dólares al año, mientras que Ford tenía el 60%.

Sin embargo, Chevrolet no quiso competir con el inmortal Ford T y optó por un coche que sólo era marginalmente superior a él en cuanto a prestaciones y precio. Esta decisión se reflejó simbólicamente en el nombre del modelo presentado en 1923 como sucesor del Tipo 490, el Superior. Fue un año de ventas excepcionales.

Chevrolet vendió un total de 480.737 coches bajo la dirección del nuevo director general, William S. Knudsen, que ocupó el cargo hasta 1933. Sólo 759 de estos coches estaban equipados con motores ligeros refrigerados por aire, y menos de 100 fueron realmente entregados a otros tantos clientes descontentos antes de que se tomara la decisión de desechar toda la línea de coches y abandonar las pruebas.

La coincidencia de este tropiezo con el año cumbre ayudó a paliar las turbulencias económicas, aunque la imagen de Chevrolet se vio muy dañada por la misma campaña publicitaria que acompañó al lanzamiento del nuevo tipo de coche. Para reparar los daños, el lanzamiento del Modelo K, que iba a ser el de 1925, se pospuso hasta finales de año.

Ese mismo año, Chevrolet comenzó a ampliar en gran medida el uso de los motores de 6 cilindros, colaborando en el desarrollo de un pequeño motor de 6 cilindros para Pontiac, una línea de coches producida en parte en la planta de Auckland.

El número uno en ventas y mas

Siguiendo el lema de Chevrolet "las válvulas a la vanguardia de la calidad", el nuevo motor de 6 cilindros, introducido en el nuevo modelo International de 1928 y diseñado por un equipo de ingenieros dirigido por O.E. Hunt, tenía válvulas en cabeza accionadas por balancines y varillas de empuje.

Se trataba de un motor convencional de tres cojinetes principales con una cilindrada de 3.200 cc y un régimen que podía producir fácilmente 46 CV. Este motor, duradero y fácil de usar, fue el segundo de los tres famosos motores a los que Chevrolet debió gran parte de su fama.

Cuando Ford cerró las líneas de montaje en 1927 para sustituir los motores y comenzar la producción del Modelo A, Chevrolet se puso a la cabeza de las ventas en Estados Unidos y superó por primera vez la marca del millón de coches. Ford recuperó el liderazgo en 1929 y 1930, pero Chevrolet lo recuperó en 1931 y desde entonces se ha mantenido como número uno del mundo, con la excepción de 1935, 1957 y 1970.

Harley Earle introdujo importantes innovaciones de estilo en la gama de 1933, que se dividió en dos líneas, la Master y la Standard “esta última estaba montada sobre un chasis más corto y era más ligera”. Con un precio base de 455 dólares, el Standard era el coche más barato de Chevrolet. En 1934, algunos modelos fueron equipados con una suspensión delantera independiente de tipo Dubonnet.

En 1935, la tradición de Chevrolet como coche de cuatro puertas llegó a su fin. Ese mismo año se construyeron los últimos ejemplares del Phaeton, una pequeña serie de sólo 1.160 unidades. En 1937, Chevrolet se sometió a una importante revisión, un único chasis con una longitud de 2.885 milímetros sustituyó la anterior división en modelos Master y Standard.

El motor Blue Fiame de 6 cilindros también se revisó radicalmente, utilizando cuatro cojinetes principales y aumentando la cilindrada a 3,55 1, para una potencia de 85 CV. La producción de estos motores se llevó a cabo en una nueva planta en Tonawanda, Nueva York, que todavía está en funcionamiento.

Uno de estos motores, instalado en un cupé Master 85 de 1939, desempeñó un papel importante en la historia de Chevrolet. En 1940, el socio argentino General Motors decidió ayudar a un joven piloto local proporcionándole un coche de estas características listo para competir.

Éxitos deportivos buenos

El piloto Juan Manuel Fangio, que entonces tenía 29 años, se impuso en el panorama nacional esa temporada, ganando la dificilísima carrera Buenos Aires Lima Buenos Aires con su Chevrolet, de 8.000 kilómetros, con una velocidad media de 86 km/h, un resultado excelente, dado que las carreteras eran de las peores del mundo.

En los dos años siguientes, Fangio ganó otras cuatro carreras importantes con el mismo coche. La última vez que el argentino condujo un Chevrolet fue a finales de 1949, cuando su carrera en los Grandes Premios estaba en pleno apogeo.

¿Cómo sería un Chevrolet de posguerra? Tras la crisis provocada por la Primera Guerra Mundial, los ejecutivos de General Motors tuvieron la idea de lanzar un vehículo comercial de bajo coste. Para ello, un selecto grupo de diseñadores construyó una serie de prototipos y se creó una fábrica en Cleveland para la producción en serie.

Sin embargo, como la demanda de automóviles siguió creciendo y se evitó la amenaza de una crisis de la industria, se invirtió la decisión de producir un coche pequeño y se introdujo un Chevrolet con un diseño de carrocería completamente nuevo.

Introducido en 1949, el coche tenía una apariencia atractiva y líneas limpias, especialmente en la versión Fleetline, con su parte trasera inclinada, aletas delanteras ensanchadas, parabrisas curvado y capó bajo. El piloto de pruebas estadounidense Tom McCahill describió el Chevy de 1949 como "el coche de mejor manejo de su clase, con una tracción similar a la de un MG" “esta última opinión puede ser un poco exagerada”.

 

El nacimiento del Corvette

En 1949, Chevrolet tuvo un nuevo presidente, T.H. Keating, y la empresa estableció un nuevo récord de ventas, 1.550.669 coches, tanto de pasajeros como de vehículos comerciales. Al año siguiente, esta cifra aumentó a 2.108.273 coches, gracias en parte a la transmisión automática de convertidor de par Powerglide, instalada por primera vez en coches de esta clase. Sólo en ese primer año se vendieron casi 300.000 coches con transmisión automática.

En 1952 y 1953, Chevrolet fue bastante lento en comparación con la competencia. Sin embargo, el hecho de que Edward N. La contratación de Kole como ingeniero jefe demuestra que se estaban haciendo esfuerzos para resolver el problema. Incluso apoyó la idea, ya expuesta por Harley Earle, de que Chevrolet debía desarrollar un coche deportivo abierto. Así nació el Corvette, que se presentó como coche de pruebas a principios de 1953 y pasó a la producción con una revolucionaria carrocería de fibra de vidrio.

Unos años más tarde, gracias a Kohl y Zora Arkus Duntov, el Corvette se convirtió en un deportivo excepcional y, desde entonces, sigue siendo el único coche de producción en Estados Unidos. Edward Kole también trató de innovar el coche de producción, y el resultado fue el nuevo modelo de 1955, una llamativa carrocería con un parabrisas aerodinámico, una parrilla al estilo Ferrari, una suspensión delantera en voladizo, una transmisión de 12 voltios y un nuevo motor de 8 cilindros en V que se impuso a la competencia por su sencillez, su bajo precio y su escaso peso.

Ofrecido originalmente con una cilindrada de 4,35 1 y 162 CV, era el tercer motor más potente de la historia de Chevrolet. Con la introducción de la inyección de combustible en 1957, se convirtió en el primer motor de América en alcanzar una relación potencia peso de 61 CV-1.

Tiempo de cambios radicales

En 1955, las ventas de Chevrolet alcanzaron un nuevo récord de 2.213.888 vehículos, de los cuales 1.821.695 eran turismos. Al año siguiente, Ed Koehle fue nombrado director general de la empresa con sede en Flint.

El año 1958 trajo consigo grandes cambios, los más radicales de la historia de Chevrolet, el chasis en X, la suspensión trasera con muelles, la suspensión neumática y el motor 7.5- 1 de carrocerías más bajas y largas y una nueva gama, el Impala.

Sin embargo, estas innovaciones no fueron tan bien recibidas por el público estadounidense que en 1958 la empresa registró su cifra de ventas más baja de la posguerra, 1.543.992 coches. Pero incluso el modelo de 1959 no atrajo al público, que entonces buscaba coches más sencillos y aerodinámicos.

El tan anunciado Corvair, el coche económico de Chevrolet, se lanzó en 1960 y fue el primer coche de la compañía con carrocería autoportante y motor montado en la parte trasera. El Corvair se separó deliberadamente de los modelos más grandes para no invadir su mercado y arriesgarse a una caída de las ventas.

Sus líneas limpias fueron un gran éxito e influyeron en el diseño de muchos otros coches en todo el mundo. Sin embargo, el Corvair, con su suspensión independiente y su sistema de refrigeración por aire, resultó ser demasiado caro, lo que llevó a Chevrolet a reducir su producción en 1965 y a interrumpirla por completo en 1970.

Aunque el Corvair tuvo éxito durante varios años, especialmente después de la introducción de las versiones Monza, que también estaban disponibles con un motor sobrealimentado, su popularidad decayó y Chevrolet no pudo esperar más y en 1962 lanzó el Chevy II, un coche más sencillo y de menor consumo y el primer coche de producción con un eje trasero recto con ballestas. El motor de 4 o 6 cilindros también fue una novedad.

Desde entonces, el motor de 6 cilindros se ha convertido en un elemento esencial de Chevrolet y General Motors. El Chevy II se transformó posteriormente en el modelo Nova, que también estaba disponible con un motor V8.

En 1964, se añadió otro coche a la creciente gama de Chevrolet, bajo la dirección de Semon E. Knudsen, hijo de Knudsen, que había dirigido la empresa 40 años antes. Se llamó Chevelle y marcó la creación de una nueva clase de coche, apodado "intermedio" porque estaba entre los coches grandes y los pequeños. Tras un comienzo un tanto accidentado, el Chevelle se convirtió en uno de los coches más vendidos, gracias a la mejora del diseño y las prestaciones.

Al principio, los responsables de marketing de Chevrolet pensaron que el Mustang era la respuesta de Ford al Corvair Monza, pero pronto se dieron cuenta de que Chevrolet necesitaba algo diferente.

Así que desarrollaron el Camaro, un coche deportivo de cuatro plazas que debutó en 1967 y fue un éxito instantáneo entre los entusiastas de los coches deportivos. Gracias a su motor 5 1 de alto rendimiento, apodado Z/28, y a su manejo, el Camaro ganó dos campeonatos Trans-Am bajo el mando de Mark Donohue. La versión de 1970 también presumía de una estética extraordinaria gracias a la acertada carrocería de Bill Mitchell.

Un motor histórico es único como el “puercoespín”.

Otro motor importante de Chevrolet, probablemente uno de los tres primeros de la historia, apareció en los años 60. Una versión mejorada del 7 1 impulsó los coches de Fórmula Stock que corrieron en Daytona en 1963, mientras que una versión de producción del 6,5 1 entró en producción en 1965.

Este motor recibió el apodo de "puercoespín" debido a la disposición de las varillas de empuje, que estaban montadas en dos planos muy oblicuos para permitir una buena admisión y unas cámaras de combustión más grandes.

El motor se actualizó pronto a 7 y 7,4 litros y se utilizó principalmente en los modelos Corvette, Camaro y Monte Cario, que obtuvieron buenos resultados en las carreras de la “NASCAR”. Las versiones monocasco de aluminio contribuyeron al éxito de los coches McLaren en las carreras de Can-Am entre 1968 y 1971.

La variedad de modelos y su buen rendimiento permitieron a Chevrolet establecer un nuevo récord de ventas en 1965 con 2.585.014 coches de un total de 3.203.958. En 1966, Elliot M. Estés asumió la dirección de la empresa. Venía de Pontiac y le sucedió otro antiguo ingeniero de Pontiac, John Z. DeLorean, que le sucedió en 1909.

Fue el responsable de introducir una nueva línea de coches, el Vega, que permitió a la empresa hacer frente a la reciente afluencia de coches pequeños importados. El Vega contaba con un nuevo motor de cuatro cilindros de 2.300 cc con cárter de aluminio que no requería cilindros reforzados con acero.

Los pistones iban directamente a los cilindros, fundidos en una aleación de aluminio de alto contenido en silicio. En 1970, se añadió una nueva versión a la popular gama Vega, con una culata de aluminio de 16 válvulas diseñada por Cosworth y una inyección electrónica Bendix.

Los tres coches de un millón es señal de una marca de calidad

Con la introducción del Monte Cario, un coche diseñado para competir en un segmento de mercado dominado por el Pontiac Grand Prix y el Ford Thunderbird, Chevrolet superó los tres millones de ventas en Estados Unidos en 1971 y 1972.

De cara al futuro, la llegada del primer Chevrolet con motor Wankel encaja perfectamente en la actual tendencia del tenaz fabricante estadounidense hacia diseños más avanzados. Se decía que los más de 6.000 vendedores capacitados de Chevrolet podían vender cualquier cosa, buena o mala, mientras tuviera la insignia de Chevrolet. De hecho, podrían, pero no durarían mucho si la marca no garantiza la calidad.

Chevrolet una producción por todo lo alto en los países

Argentina

Chevrolet hizo su aparición en este país en 1925. Con la apertura de la planta de San Martín “ahora una división de la cadena de supermercados Jumbo6” en Buenos Aires en 1940, la empresa pasó por un período de consolidación.

La empresa también produjo furgonetas de la serie C y dos versiones del American Chevy II, cuya primera generación se denominó Chevrolet 400 y la segunda simplemente Chevy, también conocida como Chevy Coupe; este último fue el modelo más popular de la marca. Esta planta también produjo una versión doméstica del Opel Kadett, llamada Opel K-180, impulsada por un motor Chevrolet desarrollado íntegramente en Argentina. Sin embargo, debido a la crisis económica general del país, GM suspendió la producción en 1978. Finalmente, GM regresó al país en 1995 y abrió una nueva planta en Alvear, en la provincia de Santa Fe, donde inició la producción del Chevrolet Corsa, una versión sudamericana del Opel Corsa alemán.

El coche se convirtió en el símbolo de la reintegración de General Motors en Argentina y es el modelo de Chevrolet con la historia de producción más larga en Argentina. Entre 1997 y 2016 se produjeron y vendieron 919.972 unidades, convirtiéndose en el modelo con mayor volumen de producción de la historia automotriz argentina. Durante la producción, el modelo fue rebautizado dos veces y finalmente pasó a llamarse Chevrolet Classic.

Además del Corsa Classic, la marca Chevrolet en Alvear incluía la camioneta Chevrolet Silverado, el SUV Chevrolet Grand Blazer, el Chevrolet Agile “un vehículo desarrollado íntegramente en el Mercosur” y una camioneta y una variante del Suzuki Grand Vitara.

A mediados de 2015 se anunció la ampliación de la planta de Alvear para iniciar la producción de un modelo global para su futura exportación. Tras el cese de los modelos Classic y Agile, la producción del Chevrolet Cruze II sedán comenzó en 2016, seguido un año después por el hatchback.

Brasil

En Brasil, el Chevrolet Opala está basado en el Opel Rekord alemán de finales de los años 60, producido hasta principios de los 90 y finalmente sustituido por una versión del Opel Omega.

Otros pequeños Chevrolets producidos en Brasil son el Chevette y el Monza, basados en el Opel Kadett y el Opel Ascona respectivamente. La producción brasileña incluye ahora varios modelos únicos, como el Chevrolet Celta, basado en el Opel Corsa B, el Chevrolet Vectra es un Opel Astra C con un frontal modificado, y el Omega es un Holden Commodore con mínimas modificaciones. La gama incluye varios pick ups, como el Chevrolet Montana, el Chevrolet S10, el Chevrolet LUV y el Chevrolet Silverado.

En Chile

General Motors de Chile es una filial de General Motors en Chile. Se encuentra en la zona de la Ciudad Empresarial, en la comuna de Huechuraba de la capital, Santiago. General Motors Chile es una de las filiales del conglomerado automovilístico norteamericano General Motors Company.

La empresa se fundó formalmente en este país sudamericano en 1974, cuando se creó la marca GM Chile, introduciendo y vendiendo vehículos GM, algunos de los cuales fueron creados posteriormente bajo el nombre de Chevrolet, otros de origen japonés “Chevrolet Luv Cabmax”, Opel “Opel Corsa” y otros fueron y son importados de las plantas de GM en la región por ejemplo, en Colombia “Colmotores”, Ecuador “GM OBB”, Argentina “GM Argentina” y Brasil “GM do Brasil”.

En Colombia

GM Colmotores es uno de los mayores fabricantes y ensambladores de automóviles con sede en Bogotá, la capital de Colombia. La empresa se fundó en 1956 y comenzó a producir coches bajo licencia de la empresa británica Austin.

En 1965, Chrysler Corporation adquirió una participación del 60% en la empresa y fabricó coches con la marca Chrysler bajo licencia hasta 1979. En 1979, General Motors tomó el control total de la empresa, adquiriendo una participación del 77,4%.

En México

En México, los coches Chevrolet se vendieron inicialmente de forma exclusiva como modelos importados hasta 1937, cuando se abrió la primera planta de General Motors en el país, inicialmente para ensamblar camiones Chevrolet. A partir de 1964, todos los coches vendidos por Chevrolet se fabricaron en el país, y así fue hasta principios de los años 90.

La gama mexicana de Chevrolet se basaba totalmente en la estadounidense, con los mismos modelos y nombres, con sólo pequeñas diferencias estéticas en algunos casos y variaciones en versiones y motores, hasta que la apertura del mercado automovilístico mexicano supuso la llegada de coches de otras divisiones de GM.

Desde la introducción del Chevrolet “Opel Corsa” en 1994, se han ofrecido varios modelos de Opel bajo el nombre de Chevrolet, como el Chevrolet Corsa, Astra, Zafira y Vectra. Este último es el mismo modelo que se vende en Europa, mientras que el Vectra en Brasil es un derivado del actual Astra.

También se introdujeron algunos modelos de Daewoo, como el Chevrolet Aveo y el Matiz, vendido como Pontiac. Además, algunos modelos desarrollados en Estados Unidos siguen existiendo, como la gama completa de camiones y SUV, el Chevrolet Malibu y el Chevrolet Corvette.

Cabe destacar que el Aveo se ensambla en México “Ramos Arizpe, Coahuila” desde 2008; el coche sustituye ahora al Chevrolet Chevy “Opel Corsa”, que es muy popular en el mercado mexicano, ocupando el tercer lugar en ventas en el país según las revistas especializadas.

Resto de América

En el pasado, varios modelos americanos y europeos antiguos de General Motors fueron modificados para varios mercados estadounidenses. El Chevrolet S10 y el Chevrolet Blazer K5 son ejemplos actuales de esta estrategia. Sin embargo, las nuevas condiciones del mercado y la creciente competencia están provocando la proliferación de nuevos modelos. General Motors vende actualmente más de 23 modelos de Chevrolet en América. Además de que, la empresa, también estuvo presente en Venezuela hasta 2013, cuando se cerró su planta de montaje en ese país.

Algunos modelos únicos de la Chevrolet que no hay que olvidar

Chevrolet Suburban 1937

Chevrolet Advance Design "Thriftmaster” 1948

Chevrolet Astro            1985 - 2005

Chevrolet Avalanche  2002 - 2013

Chevrolet Aveo           2006 - 2014

Chevrolet Bel Air          1950 - 1961

Chevrolet Beretta        1987 - 1996

Chevrolet Biscayne     1958 - 1972

Chevrolet Blazer          1982 – 2011 - 2019

Chevrolet Bolt             2016 - presente

Chevrolet Brookwood 1958 - 1972

Chevrolet Camaro SS, Zl1 1967-1998-2002 2010 presente

Chevrolet Caprice        1965-Presente

Chevrolet Cavalier      1981-2004 2016 - presente

Chevrolet Celebrity     1981 - 1990

Chevrolet Chevelle     1963 - 1977

Chevrolet Citation       1980-1985

Chevrolet Cobalt         2004 - 2009

Chevrolet Colorado    2004 - presente

Chevrolet Corsica        1987 - 1996

Chevrolet Corvair        1960 - 1969

Chevrolet Corvette     1953 - 1998 - presente

Chevrolet Cruze           2010 - presente

Chevrolet Aveo Emotion         2007 - presente

Chevrolet El Camino   1959 - 1984

Chevrolet Equinox      2004 - presente

Chevrolet Sonic-Cavalier 2002 - presente

Chevrolet Express        1996 - presente

Chevrolet Fleetline     1949 - 1952

Chevrolet Fleetmaster

Chevrolet S10 1982 - 2004

Chevrolet G30

Chevrolet G20 (Chevy Van)    1980 - 1996

Chevrolet HHR  2005 - presente

Chevrolet Impala         1957 - 1985, 1994 - 1996, 1999 - presente

Chevrolet Optra           2003 - presente

Chevrolet Lumina        1989 - 2001

Chevrolet Lumina APV 1989 – 1996

Chevrolet LUV 1972 - 2004

Chevrolet LUV MAX    2004 - 2012

Chevrolet Malibú        1964 - 1984, 1997 - presente

Chevrolet Monte Carlo            1970 - 1988, 1995 - 2006

Chevrolet Nova Chevrolet Chevy        1962 - 1979, 1985 - 1988

Chevrolet P-Chassis    1949 - 1999

Geo Prizm        1998 - 2002

Chevrolet Silverado    1975 - presente

Chevrolet Spark           1998 - presente

Chevrolet Spectrum    1985 - 1988

Chevrolet SSR 2004 - 2006

Chevrolet Styleline     1949 - 1952

Chevrolet Suburban   1936 - presente

Chevrolet Tahoe          1995 - presente

Chevrolet Tiltmaster  1984 - 1995

Chevrolet Trax              1993 - presente

Chevrolet TrailBlazer 2002 - presente

Chevrolet Uplander    2005 - presente

Chevrolet Vega             1970 - 1977

Chevrolet Venture      1997 - 2004

Chevrolet Vivant          2003 - presente

Chevrolet Volt              2011 – presente

Comentar

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Al seguir navegando acepta su uso.