La reversa en la palanca de cambios

Mucha gente se hace esta pregunta e incluso tienen la tentación de ver qué pasa. ¿Has imaginado alguna vez lo que podría pasar? Si durante la conducción, pongas la palanca de cambios en la posición (R) de reversa. ¿Alguna vez se te ha pasado este pensamiento por la cabeza? Creo que no soy el único que lo ha pensado, porque a puesto que tu como muchísimos otros, siempre hemos tenido esa curiosidad que pasaría.

Solemos escuchar este tipo de curiosidades que las personas tienen, la verdad es que lo he pensado un sinfín de veces y he querido hacerlo, por curiosidad, pero es mejor NO hacerlo si la caja de cambios puede llegar a estropearse, o si se me ocurre, no sé, que pueda resbalar de casualidad o dar marcha atrás, como en las películas. La verdad no es recomendable, pero, ¿crees que seguiremos teniendo dudas? ¿esta duda en particular? Ya no más, aquí te explicaremos todo. Porque ha llegado la hora de matar esa curiosidad que todos tenemos de poner la palanca de cambio en la (R).

En caso de transmisión manual

La parte trasera de una transmisión manual es la parte mecanizada del eje principal o de entrada que, como su nombre indica, recibe la potencia del motor y tiene engranajes que se conectan a un piñón conectado al eje de salida. En algunos casos hay un piñón, o engranaje intermedio, cuya función es cambiar el sentido de giro de la transmisión.

Cuando el piñón está engranado (R), el piñón es literalmente empujado entre las dos varillas, impulsando las dos partes de la transmisión. Es decir, la parte dentada entra en las cuchillas de ambos ejes y se encaja en ellas.

La respuesta a esta pregunta es, por tanto, muy sencilla. Si intentas engranar la marcha atrás mientras conduce, el piñón que debería deslizarse entre las dos piezas no podrá hacerlo porque ambas piezas giran, y una de ellas incluso gira violentamente en sentido contrario. Se oirá un molesto zumbido y una vibración cuando los dientes se acerquen entre sí durante el cambio.

Sin embargo, el embrague no puede acoplarse cuando hay otras piezas en movimiento, por lo que no ocurre nada. La transmisión no explota, el coche no se detiene bruscamente y no da marcha atrás en el tráfico. Algunas transmisiones hacen ruido y bloquean la palanca, por lo que no es posible acelerar de forma que se comprometa la integridad de la transmisión.

En caso de transmisión automática

Con las transmisiones automáticas, la situación es diferente y más complicada. Las transmisiones modernas están equipadas con sistemas de seguridad para evitar diversas acciones que podrían comprometer la integridad de la transmisión o del conductor.

Por ejemplo, para arrancar el coche, el pedal de freno debe estar pisado y la palanca en posición de aparcamiento. Lo mismo ocurre con la marcha atrás. Para engranar esta marcha, primero hay que pisar el pedal, el vehículo debe estar parado y hay una serie de obstáculos. Además, la presión del aceite en cada marcha es diferente, por lo que el engranaje será difícil y casi forzado.

Recuerda que no debes hacer esto en casa, porque, aunque la caja de cambios no explote, pueden producirse daños mecánicos, en una caja de cambios manual el piñón puede romper algunos dientes, mientras que en una caja de cambios automática pueden producirse daños en el cuerpo de válvulas o posiblemente en la bomba de presión.

Reversa hacia adelante

Aunque intentes colocar la reversa mientras el vehículo esta en movimiento hacia adelante no podrás hacerlo, la reversa no va a entrar. No debería pasar nada, dado que el sistema esta diseñado de tal manera que la única forma de colocar la reversa es que el vehículo esté detenido, esto aplica para transmisión manual y automática.

Reversa hacia atrás

Si el vehículo se encuentra en movimiento hacia atrás y tratas de colocar la reversa entonces al ser el mismo sentido de movimiento que la marcha entonces no hay problema. Es decir, la marcha entrará normalmente y podrás seguir acelerando. Es básicamente lo mismo que ir hacia adelante, colocar punto muerto y volver a colocar la velocidad y acelerar normalmente. Esto aplica para transmisión manual y automática también.

Reversa a la derecha

En muchas ocasiones una de las cosas que confunden a muchos conductores, especialmente a los nuevos, es la dirección del vehículo cuando se va en reversa. Es muy simple y no tienes por qué alarmarte, la reversa funciona exactamente igual que cuando se conduce hacia al frente. Esto es, si giras el volante hacia el lado derecho, tu vehículo va a ir también a la derecha y si giras el volante hacia la izquierda el vehículo se va a mover también hacia la izquierda.

¿Por qué unos carros tienen la reversa hacia adelante y otros hacia atrás?

La caja de cambios es el mecanismo que permite al motor mantener una potencia y un par óptimos, independientemente de la velocidad a la que se desplace el vehículo. Según el diseño, la caja de cambios consta de dos o tres ejes “entrada, intermedio y salida”, cada uno de los cuales está provisto de engranajes, los engranajes están mecanizados en el eje principal, que gira en el mismo sentido que el motor, mientras que el eje intermedio gira en sentido contrario al del motor y se encarga de engranar los engranajes del eje secundario.

En los engranajes transversales no hay eje intermedio, en el eje secundario los engranajes están sueltos y se convierten en fijos cuando se conectan mediante sincronizadores “el eje se considera fijo si gira al mismo tiempo que el engranaje”, el eje secundario gira en el mismo sentido que el motor en los engranajes longitudinales y en sentido contrario en los transversales

Pero entonces. ¿Cómo se produce el cambio de dirección? Esto se hace mediante el contacto entre dos engranajes, un engranaje gira de izquierda a derecha y el contacto hace que el otro engranaje gire en la dirección opuesta, los engranajes invertidos tienen dientes rectos, tienen una mayor área de contacto, pero causan ruido.

Los engranajes rectos se utilizan comúnmente para los engranajes invertidos, originalmente todos los engranajes eran cilíndricos, por lo que los engranajes se desgastan más y causan ruido al cambiar de marcha. Esto llevó al desarrollo de engranajes menos ruidosos y menos propensos al desgaste; el ángulo de los engranajes pasó a ser helicoidal “en espiral”, de modo que los engranajes delanteros de las transmisiones mecánicas son helicoidales, mientras que sólo los traseros son rectos.

Sin embargo, mucha gente se pregunta ¿Por qué unos carros tienen la reversa hacia adelante y otros hacia atrás? La diferencia radica en el diseño, la caja de cambios donde está la marcha atrás, es la que posee el piñón de reversa que se encuentra dentro de la caja, la caja trae dos ejes, uno que es el conductor y otro el maestro, que son denominados “eje principal y eje auxiliar”, este componente se mecaniza en el eje de transmisión de la caja de cambios, la marcha atrás se obtiene conectando el piñón de marcha atrás del eje, al eje que esta conducido por el conductor.

En la caja de cambios delantera, el mecanismo de marcha atrás está situado en el exterior, hay dos marchas “quinta y marcha atrás o reserva” situadas en el exterior de la caja de cambios y encerradas en una tapa metálica “tapa de la quinta marcha” con su correspondiente engranaje de sincronización.

En una caja de cambios inversa, es necesario hacer una marcha adelante y luego una marcha atrás para poder cambiar mejor, ya que no hay un sincronizador o mecanismo de deslizamiento para crear la marcha, esto no es un defecto o daño de la caja de cambios, sino un problema de diseño. Que por su puesto son cosas que a nosotros mismos como usuarios se nos escapa de las manos.

Comentar

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Al seguir navegando acepta su uso.