Limpiaparabrisas del auto

El limpiaparabrisas nació durante un viaje. Este sin duda es uno de los mecanismos más útiles, para poder tener un viaje cómodo, pero ¿de quién fue la idea? Dentro de esta historia había dos mujeres también que desempeñan un papel importante en la historia, la primera era Mary Anderson que, mientras viajaba en un tranvía en Nueva York en el invierno de 1903, se dio cuenta de que el conductor se detenía cada que podía para así de esta manera quitar el agua y el mismísimo hielo del parabrisas.

Fue entonces cuando Anderson empezó a trabajar en una placa de goma conectada a una palanca metálica con un conector, para que pudiera ser accionada por una palanca desde la cabina, de modo que el conductor no tuviera que salir, ya sea de un coche o un tren para lavar el parabrisas y poder seguir teniendo la visibilidad que necesitaba para poder continuar.

Al principio, nadie hizo caso del invento de Anderson porque las mentes retrógradas de la época no querían admitir que una mujer pudiera ser inventora. Lo cierto es que la patente fue solicitada, pero finalmente caducó y su propietario no recibió ni un solo dólar de los fabricantes, incluido Henry Ford, que se dio cuenta de su utilidad y empezó a montarla en los coches Ford T.

Otra mujer asociada que tuve un papel importante en toda esta historia del limpiaparabrisas fue Charlotte A. Bridgewood. Bridgewood, actriz de vodevil conocida por el nombre artístico de Lotta Lawrence, era la madre de Florence Lawrence, la pionera de los intermitentes, que en 1917 patentó un limpiaparabrisas eléctrico que podía limpiar tanto el exterior como el interior del parabrisas. Ni la madre ni la hija lograron sacar provecho de sus inventos y, como en el caso de Mary Anderson, su condición de inventoras entró en conflicto con una sociedad reacia a apoyar el talento femenino.

La historia del limpiaparabrisas no se quedó allí, ya que, esta continuaría, ya para el año de 1969 se instaló el primer limpiaparabrisas intermitente en un coche Ford. Robert Kearns, el inventor, se había quedado ciego en un accidente y ya no podía conducir normalmente bajo la lluvia. Así que se le ocurrió la idea de detener los limpiaparabrisas durante un segundo, imitando así el parpadeo del ojo humano para que no se viera afectado, ya que sabemos que por ser visual podría distraerse en tan solo segundos y eso es lo que no se quería, sino que este tuviera movimientos de una manera muy sutil para que no fuera un distractor.

Este invento dio lugar a uno de los casos judiciales más largos de la historia, ya que Ford y otros fabricantes fueron acusados de robar su invento, pero pasaron más de 20 años antes de que el juez fallara a su favor.

Entonces, hoy día, los coches modernos están equipados con limpiaparabrisas para que el conductor pueda ver la carretera con claridad en cualquier condición meteorológica. Su tarea principal es eliminar inmediatamente la suciedad, la nieve y el agua del parabrisas. Dado que la seguridad vial está directamente relacionada con la limpieza de los parabrisas de los coches, en la mayoría de los países la ley prohíbe conducir con limpiaparabrisas defectuosos. Te explicaremos cómo prevenir el fallo prematuro de estas piezas y cómo reparar el sistema.

Función de limpiaparabrisas

Los limpiaparabrisas forman parte de un sistema que limpia el parabrisas como venimos mencionando. Consisten en brazos móviles con elementos de goma en los extremos, que se fijan al parabrisas y se adaptan a la forma de la superficie. Los extremos opuestos de los brazos están conectados por bisagras en las varillas que aseguran el movimiento sincrónico de los limpiaparabrisas. El sistema se acciona mediante un motorreductor, alimentado por un relé. El funcionamiento del sistema depende de la posición de la palanca de control en el compartimento de pasajeros.

Cuando se selecciona un modo de funcionamiento específico, los contactos del relé cierran el circuito correspondiente y el mecanismo comienza a funcionar a la velocidad especificada. El sistema de lavado del parabrisas también se puede controlar al mismo tiempo.

Las averías más comunes de los limpiaparabrisas y sus causas

Para determinar la causa de un componente defectuoso, es necesario investigar a fondo la naturaleza del fallo. La mayoría de los propietarios de coches se encuentran en situaciones como:

-Ni el motor ni los limpiaparabrisas responden al encendido. En este caso, la causa del mal funcionamiento del sistema es probablemente un interruptor multifunción defectuoso, un cable defectuoso o un fusible fundido.

-Los limpiaparabrisas no se mueven, pero el motor hace un ruido sibilante cuando se enciende. En la mayoría de los casos esto se debe a engranajes desgastados en el eje de transmisión del motor, una tuerca de embrague suelta o engranajes desgastados en las palancas de los componentes.

-Los limpiaparabrisas no funcionan en todas las posiciones. Esto suele ser una indicación de que los contactos de la bobina o del relé están fundidos o de que el interruptor está defectuoso.

-El sistema no se desactiva o se activa espontáneamente. En este caso, puede haber un cortocircuito en los contactos del relé, en el interruptor al final del motor eléctrico.

-Las palancas de los limpiaparabrisas se mueven muy lentamente. El problema puede ser causado por la suciedad o la corrosión en los controles o el motor. La acumulación de suciedad impide el libre movimiento de las piezas móviles.

-La eficacia de la limpieza de los cristales se ha deteriorado. Este problema suele estar causado por el desgaste de las escobillas del limpiaparabrisas. La necesidad de sustituirlo puede ser señalada por rayas o marcas en la superficie del parabrisas, así como por la falta de brillo y opacidad de algunas partes del parabrisas después de la limpieza.

-Para solucionar estos problemas, hay que sustituir las piezas dañadas. En la mayoría de los casos, esta operación requiere la intervención de un profesional, ya que las piezas están en una posición de difícil acceso.

-La excepción son las escobillas del limpiaparabrisas. Se trata de piezas de desgaste que se pueden sustituir durante el mantenimiento rutinario y que puede realizar cualquier propietario de un vehículo. Ya que esto brindaría una comodidad el dueño y la tranquilidad que todos buscan a la hora de hacer las cosas uno mismo, ya que se sabe que al realizarlo uno. Sabremos como hacerlo y la manera de hacerlo, esperando los mejores resultados al final.

Partes o componentes del limpiaparabrisas

La escobilla limpiaparabrisas consta de las siguientes piezas:

Brazo del limpiaparabrisas

Estos brazos por lo general, suelen ser metálicos. La palanca transmite el movimiento al motor del limpiaparabrisas.

Conectores

Conecta la escobilla al brazo del limpiaparabrisas. Es importante utilizar el tipo de conexión correcto para que el limpiaparabrisas funcione de forma silenciosa y eficaz.

Elementos de flexión del muelle

Dentro o fuera de la parte de goma. Los elementos de flexión del muelle garantizan una presión y un movimiento uniformes de la escobilla en toda su longitud. La curvatura del muelle se adapta al parabrisas y garantiza un contacto perfecto entre la escobilla y el cristal.

Elemento de goma

Un labio de caucho natural o cloropreno proporciona la máxima flexibilidad para cambiar el ángulo de la escobilla al final de cada movimiento de la escobilla sobre el cristal. El elemento de goma, en contacto con el cristal, está recubierto con un revestimiento especial y polvo de grafito para reducir la fricción, mientras que la forma precisa del perfil permite que la escobilla cambie de ángulo suavemente al subir y bajar del parabrisas.

De todas estas piezas, es el elemento de goma el que más se desgasta con el tiempo. Principalmente porque esta se deteriora cuando se expone al sol y a la intemperie, incluso cuando no se utiliza.

Diferentes tipos de escobillas limpiaparabrisas

Existen tres tipos principales de escobillas limpiaparabrisas: convencionales, planas e híbridas. Si su vehículo está equipado con escobillas convencionales, puede sustituirlas por escobillas planas o híbridas para mejorar el rendimiento y la apariencia. Sin embargo, ten en cuenta que los vehículos equipados con escobillas planas no pueden ser equipados con escobillas convencionales.

Limpiaparabrisas convencionales

Hasta hace unos años, los limpiaparabrisas convencionales eran el tipo de limpiaparabrisas más común en los coches nuevos. Hoy en día, casi todos los coches nuevos están equipados con cuchillas planas.

Las escobillas limpiaparabrisas convencionales están formadas por una estructura metálica o compuesta de metal y plástico con un puente central y juntas articuladas con 4-8 puntos de presión, según la longitud de la escobilla. Los deflectores de muelle distribuyen la fuerza generada por el muelle del brazo del limpiaparabrisas entre el puente del limpiaparabrisas, los elementos de goma y los deflectores, garantizando una presión uniforme sobre el parabrisas.

Las variantes de las escobillas convencionales incluyen un alerón en el lado del conductor, conjuntos de boquillas para vehículos en los que las escobillas están conectadas a la hoja del limpiaparabrisas, y escobillas curvadas para vehículos con parabrisas muy curvados.

Limpiaparabrisas planos

Cada vez son más los vehículos nuevos que están equipados con escobillas planas. Las escobillas planas tienen clips metálicos que soportan un elemento de goma con un alerón continúo integrado que aprovecha la presión creada por el flujo de aire. Esto crea una forma aerodinámica más plana que reduce el ruido del viento.

Los deflectores adaptan con precisión el perfil del cepillo al parabrisas y garantizan una presión uniforme a lo largo del borde de contacto. Además, es más discreta que una escobilla limpiaparabrisas convencional y, por tanto, obstruye menos la visión del conductor.

Escobillas limpiaparabrisas híbridas

Como su nombre indica, las escobillas híbridas son una combinación de escobillas tradicionales y planas. Combinan las propiedades aerodinámicas y la apariencia de las escobillas planas con el rendimiento de las escobillas tradicionales.

Un alerón integrado extiende toda la longitud de la escobilla y reduce la fuerza de las ráfagas de viento, garantizando así una fuerza constante. Esto garantiza que la escobilla se mantenga en el parabrisas y se mueva de forma suave y silenciosa, especialmente a altas velocidades.

Medidas o tamaño del limpiaparabrisas

Además de los diferentes tipos y modelos de escobillas limpiaparabrisas, también existen diferentes tamaños. Si eliges unas escobillas demasiado largas, interferirán entre sí o se extenderán más allá del borde del parabrisas.

Las escobillas demasiado cortas pueden no despejar completamente el parabrisas, reduciendo la visibilidad y la seguridad. En caso de duda, mida sus escobillas actuales o consulte el manual del propietario para asegurarse de que selecciona el tamaño correcto para su vehículo.

¿Cómo identificar la medida del limpiaparabrisas?

Esto se puede hacer tomando un flexómetro y midiéndolos. Los limpiaparabrisas están disponibles en pulgadas, en tamaños de 16", 20", 22", etc. Para determinarlos, tome la medida más cercana. Si se mide la plumilla y esta medida es de 16 ½ pulgadas, la medida entonces es 16.

¿Cuándo cambiar las escobillas del limpiaparabrisas?

Se recomienda sustituir estas piezas una vez al año. El procedimiento puede variar ligeramente de un modelo a otro, en función del montaje de las piezas. La sustitución es sencilla. Lo siguiente suele ser suficiente:

  • Levante el brazo del limpiaparabrisas de la superficie del parabrisas.
  • Gire el brazo del limpiaparabrisas para ver el enganche.
  • Afloje el cierre y retire la pieza defectuosa.
  • Instale la nueva pieza.

Al sustituirlo, asegúrese de que el brazo del limpiaparabrisas no se le escape de la mano, ya que puede dañarse si golpea el parabrisas. Lo mas importante es siempre prestan mucha atención a la hora de realizar no solo este tipo de mantenimientos, sino los demás mantenimientos que puede llevar un vehículo, para de esa manera evitar malos momentos eh incidentes de cualquier tipo.

¿Cómo evitar la sustitución prematura de las escobillas limpiaparabrisas?

A veces puede ser necesario sustituir algunas piezas antes de tiempo, esto es según las recomendaciones del fabricante. Pero para evitarlo, siga las siguientes recomendaciones:

-Asegúrate de que hay suficiente líquido de lavado en el depósito, la suciedad seca tiene un efecto abrasivo sobre las escobillas. Tenga cuidado en esto y siempre haga su chequeo del mismo.

-Limpia las escobillas periódicamente con agua o jabón de coche, sin pulir ni encerar. la arena y la suciedad que se acumulan en las ranuras de las piezas no sólo pueden dañarlas, sino también rayar o agrietar el parabrisas. Y eso es algo que muchos no queremos, vernos en una situación como de este tipo ¿no?

-Antes de utilizar los limpiaparabrisas en invierno, limpia el parabrisas de nieve y hielo y compruebe que las escobillas no están congeladas. De lo contrario, la goma puede desgastarse más rápidamente y dañar no sólo las escobillas, sino también el sistema del brazo del limpiaparabrisas y el motor de accionamiento. Si utilizas tu vehículo en una región con inviernos fríos y nevados, deberás utilizar las escobillas de invierno durante este periodo. Llevan una tapa protectora para evitar que las piezas se congelen.

-Ajusta los brazos del limpiaparabrisas de forma que las escobillas no se desprendan del parabrisas durante la conducción, ya que, de lo contrario, podrían dañarse estas piezas y el motor eléctrico.

-Utiliza únicamente líquidos limpiadores de alta calidad, que no dañe las piezas de goma. Y que por su puesto sean para tales fines. Siempre tienes que ver el producto y cerciorarte que sea de buena calidad, de lo contrario podría sufrir daños nuestras piezas.

-No dejes los brazos del limpiaparabrisas en posición vertical durante demasiado tiempo, ya que podría dañar el muelle y el brazo del limpiaparabrisas y perjudicar el contacto entre las escobillas y el parabrisas.

Vida útil de las escobillas limpiaparabrisas

-Las escobillas limpiaparabrisas no son eternas, para que te hagas una idea, durante su vida útil realizan más de 750.000 pasadas, lo que equivale a limpiar la superficie de 80 campos de fútbol.

-No los expongas a temperaturas extremas ni a la luz del sol. Si tu coche "duerme" en la carretera, poco puedes hacer porque está expuesto a la luz del sol y los rayos UV. Lo mejor es aparcarlo siempre en un garaje.

-No utilices las escobillas si el parabrisas está sucio o congelado. En estas condiciones, la goma se desgasta considerablemente, por lo que es aconsejable limpiar el parabrisas previamente.

-Limpia las escobillas del limpiaparabrisas con regularidad, preferiblemente una vez a la semana. El uso de una esponja con detergente o de un paño húmedo en las escobillas del limpiaparabrisas prolonga su vida útil y elimina la suciedad con mayor eficacia.

-Para evitar errores de instalación o arañazos en el parabrisas, consulta las instrucciones, el manual de propietario del vehículo, o ponte en contacto con un especialista en limpiaparabrisas para su sustitución.

¿Cómo cambiar las plumillas del limpiaparabrisas?

El cambio de las escobillas del parabrisas de su coche es una de las tareas de mantenimiento más sencillas, pero hay que seguir algunos pasos para garantizar su buen funcionamiento.

Comprar escobillas limpiaparabrisas de calidad

No todas las escobillas del mercado son adecuadas para todos los vehículos. Según el modelo de su coche, debes asegurarte de que las escobillas que elija sean compatibles. Las escobillas varían en longitud y ajuste, pero también hay escobillas planas de plástico y escobillas estándar de metal.

También puedes comprar escobillas originales para su coche o escobillas universales de silicona. En este caso, suelen venir con una variedad de accesorios, para que puedas elegir el que mejor se adapte a tu vehículo. Es recomendable elegir una escobilla de alta calidad para garantizar el efecto de limpieza y, por tanto, la visibilidad y durabilidad.

Colocar el brazo móvil en posición vertical

Aparca tu vehículo en un lugar seguro y cómodo, protegido de las inclemencias del tiempo. A continuación, coloca el brazo deslizante de cada limpiaparabrisas en posición vertical y alejado del parabrisas. Esto facilitará la sustitución de las escobillas limpiaparabrisas.

Retira la escobilla limpiaparabrisas dañada

Para quitar una escobilla limpiaparabrisas vieja, a veces es necesario quitar el brazo del limpiaparabrisas. En este caso, encontrarás un sistema de montaje con uno o varios salientes que deben ser empujados para liberar la escobilla. En algunos modelos de limpiaparabrisas, la instalación es aún más fácil, ya que la escobilla se puede quitar y poner con sólo pulsar un botón.

Instalación de la nueva escobilla limpiaparabrisas

El procedimiento es el inverso al paso anterior y es igual de sencillo. Es importante que la nueva escobilla esté bien colocada. Un fuerte "clic" indica que está en su sitio. Comprueba tirando de él, ¿sale? A continuación, puedes pasar al siguiente paso.

Repite el mismo procedimiento con la otra escobilla.

Las escobillas deben sustituirse por parejas, es decir, no es aconsejable sustituir sólo una, ya que el efecto de limpieza no sería uniforme. Además, las escobillas por suerte siempre se venden por pares, por lo que no merece la pena. Sigue los pasos 3 y 4 para retirar la escobilla limpiaparabrisas antigua y colocar la nueva.

Comprueba el rendimiento de las nuevas escobillas limpiaparabrisas

Ahora es necesario comprobar que las escobillas del limpiaparabrisas se han sustituido correctamente. Para ello, arranca el motor y enciende los limpiaparabrisas. ¿Funcionan correctamente? Si no es así, vuelva a desmontar las escobillas y repite el procedimiento, comprobando que están bien colocadas. Simple, ¿no? Se trata de un trabajo de mantenimiento que puedes hacer tú mismo y que sólo te llevará unos minutos de tu tiempo, así de simple. Por lo que además de hacerlo tú mismo, te puedes dar de cuenta, como cada cosa que haces te sale bien porque lo estarás haciendo tú mismo. Y por ende ya sabes cómo haces tus las cosas y más cuando se trata de tu propio vehículo.

Una de las cosas que además les agrada a las personas es poder tener la posibilidad de realizar los mantenimientos a sus vehículos por sí mismo. Y es que, si bien es cierto, es una de las cosas más agradables, ya que, por ser tu quien lo hagas, sabrás con bastante certeza de cómo será el resultado final esperado.

Comentar

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Al seguir navegando acepta su uso.