Lo que debes saber sobre aceites o lubricantes

En primer lugar, cabe señalar que los lubricantes suelen presentarse en forma líquida, sólida o semisólida. Dado que su objetivo es reducir la fricción entre las superficies de contacto, la composición y la forma del lubricante son de suma importancia.

La grasa es uno de los lubricantes más antiguos. Es un lubricante semisólido, más denso y viscoso que los aceites. La grasa forma una película alrededor de las superficies a lubricar, de modo que la fricción entre ellas es mínima.

Los aceites lubricantes, en cambio, existen en estado líquido. Hoy en día, tras un considerable desarrollo, se utilizan combinaciones de aceites minerales con aditivos químicos para mejorar su respuesta a diferentes materiales, entornos, condiciones de trabajo, etc. Los aceites, a diferencia de los lubricantes, se utilizan principalmente en sistemas cerrados como motores, compresores, mecanismos de transmisión, etc.

¿Qué es un Lubricante?

Un lubricante es cualquier sustancia, independientemente de su estado general sólido, semisólido o líquido, que sirve para reducir los efectos negativos de la fricción en la vida útil de dos superficies en contacto, al menos una de ellas en movimiento. Los lubricantes pueden estar en diferentes estados de agregación: en estado sólido, como el disulfuro de molibdeno “MoS2”, o en estado líquido, como el aceite.

El uso de lubricantes en la mecánica en general, y en la industria del automóvil en particular, es esencial debido a las piezas móviles que componen el motor de un coche (pistones, bielas, cigüeñal, etc.

Existen diferentes tipos de lubricantes, según la aplicación y el uso:

Grasas hidráulicas

Se utilizan como fluidos de trabajo en circuitos hidráulicos en aplicaciones industriales prensas, prensas de freno, pistones hidráulicos, etc, o como aceites hidráulicos en vehículos maquinaria de construcción, excavadoras, maquinaria agrícola, etc.

Lubricantes

Lubricantes sólidos, semisólidos o líquidos que se obtienen espesando el aceite con aditivos.

Aceites de motor

Son utilizados para lubricar las partes internas de los motores de los vehículos y la maquinaria en general. Aquí es donde entran los lubricantes utilizados en aplicaciones de automoción, los lubricantes para motores.

Aceites Lubricantes

El uso de aceites lubricantes en los motores de automoción es extremadamente importante, ya que forman una película protectora en las partes móviles del motor, lo que ayuda a reducir la fricción entre los componentes, disminuyendo el desgaste y evitando la pérdida de potencia.

Sin embargo, además de lubricar las piezas móviles, los aceites de motor también tienen la función de limpiar las piezas internas del motor, ya que contienen aditivos detergentes y dispersantes que impiden la formación de compuestos sólidos y depósitos de suciedad como resultado de la combustión.

Otra función de los lubricantes para motores es la protección contra la corrosión, ya que la película de aceite que se forma sobre las superficies metálicas las protege del oxígeno. Esto evita la oxidación, que se acelera con las altas temperaturas.

Además, los lubricantes del motor también actúan como refrigerantes, ayudando a reducir las temperaturas del motor, ya que actúan como conductores del calor, transfiriendo el calor de las partes móviles, donde se genera, a otras áreas fuera del motor donde se disipa.

Para que un aceite de motor cumpla eficazmente su función, debe tener una consistencia capaz de formar una película protectora continua y duradera sobre las superficies de los componentes, ser lo suficientemente fluido como para llegar a todas las partes internas del motor, tener una baja volatilidad para evitar su desperdicio y, al mismo tiempo, ser estable para mantener sus propiedades lubricantes en un amplio rango de temperaturas y durante el mayor tiempo posible sin deteriorarse.

Lubricantes Sintéticos

Los aceites base sintéticos son la base para la producción de lubricantes sintéticos para motores, valga la redundancia, los cuales tienen un nivel de rendimiento especialmente alto en comparación con los aceites minerales y semisintéticos.

En este caso, los aceites base sintéticos se producen exclusivamente en el laboratorio mediante procesos de síntesis química. Las materias primas sintéticas más utilizadas son las polialfaolefinas (PAO), los poliéteres, los condensados de óxido de etileno y óxido de propileno, las siliconas, etc.

Los aceites de base sintética son, por lo general, más caros que los aceites de base mineral, ya que se producen en el laboratorio mediante procesos más complejos, lo que repercute en el precio de los lubricantes sintéticos para motores resultantes.

Los aceites de motor sintéticos pueden utilizarse en motores de gasolina y diésel y proporcionan una excelente protección contra el desgaste, una excelente distribución del aceite a todas las piezas del motor durante el arranque en frío, excelentes propiedades antifricción y una buena limpieza del motor.

Los aceites de motor sintéticos suelen cumplir las normas de calidad más estrictas de la API y la ACEA y las homologaciones de los fabricantes. Son especialmente adecuados para los intervalos de cambio de aceite largos. Algunas de las viscosidades típicas de este tipo de aceite son 0W-16, 0W-20, 0W-30, 0W-40 y 5W-40, por mencionar algunas.

Lubricantes Semisintéticos

Los aceites de motor semisintéticos son aceites minerales a los que se han añadido ciertos componentes sintéticos para mejorar su rendimiento. El uso de este tipo de aceite de motor mejora, por ejemplo, las propiedades de arranque en frío, ayuda a mantener el motor limpio y proporciona una excelente protección contra el desgaste. La viscosidad típica de este tipo de aceite: 15W-40, 10W-40, 5W-40.

Lubricantes Minerales

Los lubricantes líquidos se producen a partir del aceite mineral, que es un producto del petróleo obtenido tras una serie de procesos de refinado por destilación fraccionada en la propia refinería. Durante el proceso de destilación fraccionada, las fracciones de aceite con propiedades lubricantes se separan de otros componentes del aceite no aptos para la producción de lubricantes, como las ceras.

Una vez extraída la base mineral, se añaden los aditivos adecuados. Este proceso lo realizan los fabricantes de lubricantes para producir diferentes tipos de aceites minerales para motores. Originalmente, los aceites de motor se producían exclusivamente a partir de aceites minerales derivados del petróleo.

Sin embargo, el rendimiento de estos aceites se ha visto limitado por las crecientes exigencias de los motores modernos, como intervalos de cambio de aceite más largos, mejor rendimiento del motor, menor consumo de combustible, etc. Las viscosidades típicas de este tipo de aceite son 10W-40, 15W-40 o 20W-50.

Otros tipos de aceite de motor

Hay otros tipos de lubricantes en el mercado que pueden ser más adecuados para diferentes necesidades y tipos de motor:

Aceites monogrados

La categoría de aceites monogrado, abreviada SAE “Society of Automotive Engineers”, define los aceites con una única viscosidad de funcionamiento, por ejemplo, SAE 40 y SAE 50. Los aceites monogrados están diseñados para ser utilizados a una temperatura específica o en un rango de temperatura muy estrecho. En el mercado existen aceites monogrados como SAE 10, SAE 30, SAE 40, SAE 50 y otros.

Todos estos aceites son probados por el Instituto Americano del Petróleo (API), cuyas referencias se indican en la parte delantera o trasera del envase. Según la nomenclatura API, en el envase aparece la letra "S" si el aceite está destinado a motores de gasolina, o la letra "C" para los motores diésel. Una letra adicional indica la revisión de cada norma.

Sin embargo, los motores, al igual que los lubricantes, han evolucionado con el tiempo. Por ejemplo, el API SM entró en vigor en 2004 y el API CJ en 2006.

Aceites para motores diésel

Están disponibles en el mercado aceites para motores diésel que cumplen los requisitos más exigentes para los motores diésel y turbodiésel de los turismos. Estos aceites están clasificados según las normas ACEA B3 y ACEA B4. Estos requisitos se aplican tanto a los motores diésel de aspiración natural como a los turboalimentados, con o sin refrigeración del aire de admisión.

Aceites antifricción

Los aceites antifricción tienen una fluidez adecuada a bajas temperaturas y se caracterizan por sus bajas cargas de bombeo y su alta resistencia a la temperatura. Por lo tanto, estos aceites tienen un efecto positivo en el consumo de combustible. Las viscosidades típicas de estos aceites son 0W-30, 0W-40, 5W-30, 10W-40.

Aceites multigrados "para todo el año"

Los aceites para todas las estaciones son aceites que pueden utilizarse durante todo el año en climas templados sin temperaturas extremas. Estos aceites varían su viscosidad para que no sean demasiado espesos en invierno ni demasiado finos en verano a altas temperaturas.

Por lo tanto, los aceites multigrado están diseñados para un rango de temperaturas más amplio. A bajas temperaturas, estos aceites se comportan como aceites monogrado de baja fricción (por ejemplo, SAE 10) y a altas temperaturas como aceites monogrado de alta fricción (por ejemplo, SAE 40).

Los aceites multigrado se componen de un aceite base de baja viscosidad al que se añaden una serie de aditivos “polímeros” para evitar que el aceite pierda viscosidad en caliente. Como resultado, los aceites multigrado pueden utilizarse en un rango de temperaturas muy amplio, manteniendo las propiedades necesarias para proteger el motor. En el mercado existen aceites multigrado como SAE 5W-30, SAE 5W-40, SAE 10W-40, SAE 15W-40 y SAE 20W-50. Los aceites para todas las estaciones que cumplen los requisitos de viscosidad a bajas temperaturas “por debajo de 0 °C” están marcados con una "W" de invierno.

Categoría de aceites para todas las estaciones incluye aceites sintéticos, semisintéticos y minerales

- 5W30 / 5W40 / 5W50 son aceites sintéticos diseñados para largos intervalos de drenaje. Están diseñadas para un rango de temperatura invernal de -30°C y temperaturas ambientales de verano de 30, 40 o 50°C.

- El 10W40 está disponible en versiones semisintéticas y sintéticas. Este aceite es uno de los más utilizado en los vehículos nuevos. El rango de funcionamiento está entre -20ºC y 40ºC a temperatura ambiente.

- 15W40, un aceite mineral adecuado para vehículos diésel y gasolina con un rango de temperatura ambiente de -10ºC a 40ºC.

- 20W50, un aceite mineral adecuado para vehículos con mayor desgaste. Temperatura ambiente de -10ºC a 40ºC. Este aceite está especialmente indicado para temperaturas superiores a 30ºC. El 25W60, por su parte, es el grado más alto, ideal para veranos muy calurosos y para motores con problemas de desgaste interno.

Aceite de motor con MoS2 para reducir la fricción.

Existen diferentes tipos de aceite para reducir la fricción de las partes móviles del motor, que a continuación se exponen.

MoS2 contra la fricción

El MoS2 “disulfuro de molibdeno” forma una película lubricante muy resistente en las piezas expuestas a la fricción y al cizallamiento. Las excelentes propiedades de deslizamiento garantizan un funcionamiento más suave del motor y reducen el desgaste y los daños.

Las pruebas científicas han demostrado que el consumo de aceite y combustible se reduce y el desgaste del motor se reduce significativamente. El MoS2 (disulfuro de molibdeno), que reduce la fricción, se utiliza a menudo como aditivo para el aceite o como lubricante para motores acabados.

De hecho, las superficies de las piezas mecánicas del motor, incluso después de someterse a un proceso de pulido muy avanzado, pueden observarse al microscopio y detectar algunas irregularidades.

Estas irregularidades en la superficie del metal pueden reducirse aplicando una capa lubricante de MoS2 “disulfuro de molibdeno”. El tratamiento de las superficies metálicas del motor con lubricante MoS2 aumenta su resistencia a la fricción y reduce significativamente el desgaste de la superficie, mejorando el rendimiento y la durabilidad del motor.

¿Qué lubricante debo usar en mi auto?

El aceite es uno de los componentes más importantes para el buen funcionamiento del motor de un vehículo. Muchas piezas del interior del motor están en constante movimiento y sometidas a la fricción, situaciones que provocan el desgaste de ciertas piezas. El aceite tiene la misión de lubricarlas y protegerlas del desgaste, impidiendo que se produzca un calentamiento excesivo que podría provocar el fallo del motor. Por eso es importante cambiar el aceite del motor con regularidad, ya que pierde sus propiedades lubricantes debido a las variaciones de temperatura y al desgaste de los componentes.

Hay diferentes tipos de aceite de motor y diferentes grados y formulaciones que se pueden utilizar en función del kilometraje del coche y otros factores, pero siempre es recomendable utilizar el que recomienda el fabricante del motor. Hay dos categorías: multigrado y monogrado.

Aceites multigrado 5W30/5W40/5W50

La categoría multigrado incluye aceites sintéticos, semisintéticos (tecnología sintética) y minerales. Los aceites multigrado son del tipo 5W30 a 5W40 a 5W50. Son aceites sintéticos con una vida útil de más de 10.000 kilómetros y se recomiendan para vehículos nuevos o de bajo consumo.

Aceite 10W40

Está disponible en versión semisintética o sintética y se recomienda para 8.000 kilómetros. Este aceite es el más utilizado en los vehículos nuevos. El rango de funcionamiento está entre -20ºC y 40ºC.

Aceite 15W40

Este aceite mineral es apto tanto para coches de gasóleo como de gasolina y tiene un rango de funcionamiento de -10ºC a 40ºC. Se recomienda un uso máximo de 5.000 km.

Aceite 20W50

20W50 También es un aceite mineral, diseñado para vehículos de mayor consumo, y su rendimiento se recomienda hasta los 5.000 km. El rango es de -10ºC a 40ºC. Este aceite está especialmente indicado para temperaturas superiores a 30ºC.

Aceite 25W60

Se trata de un aceite de alta calidad, ideal para su uso en verano y para motores con problemas de desgaste interno del aceite o de holguras metálicas.

Aceites Monogrados

La categoría monogrado, denotada por las siglas SAE (Society of Automotive Engineers), se refiere a los aceites con la misma viscosidad de funcionamiento, es decir, SAE 40 y SAE 50.

La gama de temperaturas comienza en el extremo superior de la escala: el frío comienza a los 10 °C o a los 20 °C. Este aceite se utiliza a menudo como aceite de relleno.

Al cambiar el aceite, compruebe el nivel de aceite según las marcas de la varilla. Compruebe que el tapón de aceite está bien cerrado y que no hay fugas. Al hacerlo, no sólo protege su coche, sino también a usted mismo, ya que puede conducir de forma más segura y fiable.

¿Se pueden mezclar lubricantes?

El aceite lubricante es esencial para el mantenimiento del motor y sus diversos componentes. Hoy vamos a responder a la pregunta ¿Se pueden mezclar lubricantes?

Cuando el nivel de aceite del motor es demasiado bajo, basta con rellenarlo para que todas las piezas del coche reciban la lubricación que necesitan para funcionar correctamente y evitar el desgaste y la corrosión. ¿Pero qué pasa si no tienes el mismo aceite en tu coche y mezclas diferentes marcas de aceite o viscosidades?

El aceite lubricante es un fluido que reduce la fricción y el desgaste entre las piezas metálicas de un motor de automóvil. Además de cambiarlo periódicamente o después de un determinado número de kilómetros según las recomendaciones del fabricante, es importante saber si se pueden mezclar diferentes marcas de aceite para coches.

¿Se pueden mezclar los aceites de los coches? Las marcas de aceite de motor están certificadas por API “Estados Unidos” y ACEA “Europa”. Según éstos, los aceites certificados deben poder mezclarse, aunque sean de marcas diferentes, sin provocar reacciones químicas que provoquen lodos o espuma.

¿Significa esto que se pueden mezclar aceites de diferentes calidades sin problemas? En absoluto. Es importante recordar que cada fabricante desarrolla su propio aceite para un tipo específico de motor y tiene una serie de aditivos que, mezclados con otros, pueden inhibir el rendimiento de algunos. Pero en líneas generales, se puede.

En cuanto a la viscosidad, no es recomendable hacerlo, pero si el motor está muy bajo de aceite y no consigues nada más pues, es mejor algo que nada. Luego, podrás realizar un cambio de aceite y rellenar con el aceite especificado.

¿Se puede mezclar aceite 20w50 y 25w60?

No es recomendable. Diferentes viscosidades de aceite no se mezclan bien. No obstante, si te encuentras en una emergencia y no consigues nada más, es mejor que el motor tenga aceite a que no tenga nada. Es decir, un motor sin aceite puede sufrir graves daños en muy pocos kilómetros mientras que si rellenaste con dos viscosidades luego cuando llegues a tu destino podrás hacer el cambio de aceite y simplemente colocar el correcto.

¿Se puede mezclar un aceite sintético con uno mineral?

El efecto depende del tipo de aceite base sintético mezclado con el aceite base mineral. Los aceites con base sintéticas de tipo polialfaolefina y di éster pueden mezclarse con aceites base minerales, lo que se hace regularmente para crear productos "mezclados".

Los aceites base sintéticos de polialquilenglicol (PAG) no deben mezclarse con otros tipos de aceites base, a menos que se utilicen fluidos de barrera especiales para minimizar los efectos de la incompatibilidad. Cuando los PAG se mezclan con otros lubricantes, suelen producirse reacciones muy negativas (lodos y depósitos viscosos) que requieren esfuerzos adicionales para lavar, limpiar y corregir el problema.

Incluso si los lubricantes base son compatibles, los aditivos utilizados para crear el rendimiento del lubricante pueden entrar en conflicto entre sí, causando una pérdida de rendimiento del lubricante.

Antes de mezclar deliberadamente los lubricantes, se recomienda realizar pruebas de funcionamiento como la filtrabilidad, la estabilidad a la oxidación, la liberación de aire y la separación de agua.

Recuerda que los lubricantes modernos son productos sofisticados diseñados para satisfacer los requisitos de lubricación de los equipos técnicos más avanzados. Ya no se puede aplicar el viejo dicho "el aceite es el aceite". Mezclar lubricantes es peligroso, para tu motor, tu empresa y tu cartera. En caso de duda, no mezcles aceites diferentes. Si esto ocurre por accidente, soluciona el problema inmediatamente cambiando el aceite y colocando el correcto.

No dudes en recurrir a un experto, ya sea un fabricante de aceite, un proveedor de aditivos o un consultor independiente. La respuesta a una situación de mezcla de diferentes lubricantes dependerá de los productos mezclados, el uso final, la concentración relativa de los productos en la mezcla y el volumen total.

En una nota menos seria, la mezcla de lubricantes puede conducir a la degradación del rendimiento. Mezclar aceites de motor sintéticos y minerales con el mismo nivel de rendimiento API no perjudica al motor, pero se pierden todas las ventajas que se esperan de un aceite sintético. Por otro lado, por ejemplo, mezclar un aceite de turbina convencional con un aceite hidráulico resistente al desgaste utilizado en una bomba hidráulica puede tener consecuencias desastrosas. Se pueden formar depósitos que aumentan el desgaste y la obstrucción del filtro.

Se pueden realizar pruebas para identificar los problemas de las mezclas de lubricantes sin la presencia de un laboratorio de lubricación. Calienta diferentes mezclas de aceite para comprobar su compatibilidad y claridad. Si la mezcla se enturbia, los aceites son incompatibles. Para comprobarlo, añade una pequeña cantidad de agua, mezcla bien y siga calentando. Deja reposar la mezcla a temperatura ambiente durante unas horas. Si se forma un precipitado sólido en la mezcla, son incompatibles.

¿Se pueden mezclar distintas marcas de aceite?

Hay casos en los que esto es posible, pero en general, la mezcla de aceites de diferentes marcas sólo debe hacerse en casos de emergencia, cuando no hay otra posibilidad y sólo si se pretende cambiar al aceite recomendado por el fabricante en la estación de servicio más cercana.

Sin embargo, esto sólo debe hacerse si la combinación de los dos aceites es equivalente en términos de índice de viscosidad y especificaciones técnicas. El índice de viscosidad indica el comportamiento del aceite a distintas temperaturas. Se expresa con dos números, por ejemplo, 20W-50. El primer número (20) seguido de la letra W (invierno) indica el grado de viscosidad a bajas temperaturas. Cuanto más bajo sea el valor, mejor será el rendimiento del arranque en frío y más suave será el flujo de aceite. El segundo número (50) indica la viscosidad que conserva el aceite a altas temperaturas. Cuanto más alto sea, más grueso será en tiempo de calor.

Es un error mezclar dos aceites con viscosidades diferentes, ya que no tienen ningún efecto entre sí. Es como verter agua y aceite en el mismo recipiente: nunca se mezclarán. En términos de especificaciones, una mezcla de alta especificación significa que se cumple la especificación inferior. Es preferible mezclar dos aceites de la misma marca, pero de diferente graduación porque provienen del mismo fabricante y tienen más elementos en común, es decir, la base es la misma y la composición de los aditivos no es significativamente diferente.

¿Cuándo no mezclar diferentes marcas de aceite?

Incluso en las condiciones descritas anteriormente, los aceites sintéticos no deben mezclarse con los aceites minerales. En situaciones de emergencia, esto puede hacerse ocasionalmente, ya que el fluido pierde su viscosidad y propiedades con el tiempo. Así, el motor no se lubrica correctamente, con todos los riesgos que ello conlleva.

Dado que la mezcla de aceites de diferentes marcas sólo es posible en casos de emergencia, intenta reducir el intervalo entre los cambios de aceite para evitar sorpresas inesperadas.

¿Qué es la viscosidad del lubricante?

Dado que el aceite del motor se ve afectado por la temperatura, los grados proporcionan una indicación del consumo de aceite en frío y en caliente y del caudal. Por ejemplo, a bajas temperaturas, es mejor utilizar un aceite de baja viscosidad para facilitar la circulación del lubricante en el vehículo durante los arranques en frío.

El aceite de motor de alta calidad garantiza una mayor estabilidad en los puntos calientes del motor. Un aceite más espeso crea una capa protectora que reduce el desgaste de las piezas del motor y evita el roce. La elección del grado de viscosidad correcto, y por tanto del aceite de motor adecuado, es crucial para el buen funcionamiento del vehículo.

El aceite ayuda a refrigerar el motor, a lubricar los distintos componentes y, como ya se ha dicho, a evitar la fricción y los daños en el motor. Además, el aceite de motor ayuda a eliminar los contaminantes y reduce eficazmente el desarrollo de la corrosión y el óxido.

La viscosidad se refiere a la formación de una película de aceite entre las superficies metálicas que puede soportar la presión de funcionamiento y minimiza el desgaste a cualquier temperatura. Por ello, la norma SAE J300 se utiliza en todo el mundo para clasificar los lubricantes de motor según su grado de viscosidad.

Tabla de viscosidad y cómo interpretarla

Tabla de viscocidad del aceite

Una tabla que puede servir de ejemplo es la anterior, y su interpretación es sencilla. Lo que debes saber es las temperaturas aproximadas que se frecuentan en tu país/zona donde vives y utilizas el vehículo/motor. De allí, podrás seleccionar el aceite adecuado para tu aplicación. Por ejemplo, asumamos que vives en una región donde las temperaturas oscilan desde 20C en verano y pueden bajar hasta -30C en invierno, la elección correcta seria un aceite 5W30. Por otra parte, si donde vives la temperatura puede exceder los 40C y en el invierno nunca es inferior a -15C aproximadamente o no hay invierno entonces te vendría bien seleccionar el 20W50. No obstante, siempre es recomendable seguir las recomendaciones del fabricante y la tabla de viscosidad especifica de tu motor, el cual debe aparecer en el manual de usuario/propietario.

¿Qué pasa si cambio de aceite 20w50 a 10w30?

Cuando un motor ya se encuentra adecuado al uso con un aceite de una viscosidad superior, volver a una viscosidad más baja no es recomendable. Es posible que con el uso se evidencie un mayor consumo de aceite. Sin embargo, si el motor se encuentra en buenas condiciones no debería haber demasiado problema.

¿Qué pasa si cambio de aceite 10w30 a 20w50?

A priori la presión de aceite será mayor a costa de que el flujo de aceite por el motor sea menor. En algunos vehículos esto puede ser beneficioso como en algunos no. Es posible que el motor tenga problemas con los arranques en frio durante el invierno o las épocas frías. También en ocasiones se pueden encontrar problemas con los taqués o botadores hidráulicos, los cuales tendrán problemas para llenarse con un aceite mucho más grueso en viscosidad. Vale resaltar que los cambios de viscosidad no son recomendables durante la vida útil del motor y siempre lo ideal será seguir la viscosidad estimada por el fabricante.

¿Cuándo cambiar la viscosidad del aceite de motor?

En nuestro entorno, es habitual cambiar la viscosidad del aceite después de 100.000 km de funcionamiento del motor del coche, por ejemplo, de 10W40 a 15W40 o 20W50. La razón es la creencia común de que un aceite más espeso resuelve el problema del desgaste. ¿Es cierto este mito?

Recuerda que la viscosidad es la resistencia del fluido a fluir. Un fluido de alta viscosidad se resiste al movimiento porque su estructura molecular crea más fricción interna. En cambio, un fluido de baja viscosidad fluye con facilidad porque su estructura molecular provoca poca fricción durante el movimiento.

La viscosidad del aceite del motor es estimada por el fabricante, que realiza numerosas pruebas para garantizar que el aceite es adecuado para las condiciones de funcionamiento del motor, por lo que la viscosidad sólo debe cambiarse al final de la vida útil del motor. Esto garantiza el buen funcionamiento del sistema durante toda su vida útil.

En el caso de problemas mecánicos causados por un desgaste excesivo, el aumento de la viscosidad puede considerarse una medida temporal para ganar tiempo y solucionar la causa. Sin embargo, el cambio de viscosidad no resuelve los problemas mecánicos.

En el manual de instrucciones del vehículo encontrarás una tabla especifica con las viscosidades recomendadas para el motor. Estas viscosidades se indican en función de la temperatura ambiente en la que se utiliza el motor. En zonas en las que la temperatura ambiente puede variar de -40° a +40° Celsius, es ideal utilizar un grado SAE que funcione en el rango de temperaturas más alto, por ejemplo, SAE 0W20 o 0W30. Si tu motor funciona en regiones más cálidas con temperaturas constantes superiores a 15° Celsius, puedes utilizar SAE 10W30.  En cualquier caso, asegúrate de leer el manual del propietario del vehículo.

Comentar

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Al seguir navegando acepta su uso.