Propiedades de los Lubricantes

El desarrollo industrial es una parte integral del mundo moderno y, en consecuencia, muchos ámbitos siguen desarrollándose, incluida la tecnología de lubricación. Los cambios en este ámbito se refieren a la tecnología de producción, como la modernización de las plantas de procesamiento y la introducción de los últimos procesos de producción, así como la mejora de las propiedades funcionales de los lubricantes.

Los aceites lubricantes y de proceso, los fluidos de corte y las grasas son esenciales para el buen funcionamiento, la durabilidad y la fiabilidad de los equipos industriales modernos incluidos los motores. Estos productos deben ser de la mayor calidad posible y estar correctamente especificados para el equipo previsto, incluyendo los valores óptimos de viscosidad.

El reto de los fabricantes de lubricantes es mejorar el rendimiento de sus productos. Esto es necesario debido a las crecientes exigencias de la tecnología moderna, los reglamentos y las normas internacionales. La supervisión del rendimiento del lubricante ofrece muchas ventajas, como una mayor vida útil del equipo con menos fallas, una mayor duración del lubricante y un fácil acceso a los datos sobre el estado del equipo.

En este artículo se explica de qué están hechos los lubricantes, para qué se utilizan y qué propiedades químicas y físicas deben poseer los lubricantes para funcionar como se pretende.

Composición y Propiedades de los Lubricantes

Los lubricantes modernos pueden contener una amplia gama de fluidos base y aditivos químicos. Los lubricantes deben cumplir diversas especificaciones de rendimiento y garantizar el buen funcionamiento de los productos lubricados.

Las especificaciones cubren las propiedades físicas y químicas del aceite y garantizan el mantenimiento del rendimiento y la protección del motor o la máquina en funcionamiento. Aunque muchas de estas propiedades se mejoran o modifican mediante el uso de aditivos, el conocimiento de las propiedades de los aceites base, incluidas sus limitaciones, es esencial para el desarrollo exitoso de cualquier lubricante.

Los aceites base realizan varias funciones, pero principalmente separan las superficies móviles y de contacto en una máquina, minimizando la fricción. Muchas de las propiedades de los lubricantes se ven reforzadas o sólo se deben a los aditivos especiales que se añaden al fluido base. Los antioxidantes, por ejemplo, se utilizan para mejorar la estabilidad oxidativa y la tasa de degradación de los aceites de motor.

Los aditivos especiales determinan las propiedades antidesgaste de los lubricantes. El fluido base es el portador de los aditivos y debe mantenerlos en solución. Además de su función principal de reducir la fricción y proteger los componentes del equipo, los lubricantes modernos realizan muchas otras tareas. La fricción genera calor, por lo que los lubricantes deben tener un efecto refrigerante para disipar este calor.

Los fluidos refrigerantes o lubricantes de corte incluyen agua, emulsiones y aceites minerales. El agua tiene las mejores propiedades de refrigeración, pero unas propiedades de lubricación mucho peores que las de los aceites minerales. Los aceites, en cambio, tienen un rendimiento térmico relativamente bajo.

Es importante encontrar el equilibrio óptimo entre refrigeración y lubricación para prolongar la vida útil de la maquinaria. Otra función de los lubricantes es evitar las células de corrosión, la limpieza y el sellado. Dadas las aplicaciones consideradas hasta ahora, los lubricantes deben tener una serie de propiedades óptimas, entre ellas están:

Viscosidad e índice de Viscosidad

La viscosidad es una medida de la fricción interna de un fluido e indica cómo interactúan sus moléculas entre sí. Es una propiedad importante de los lubricantes que determina la capacidad de un aceite para formar películas lubricantes o para minimizar la fricción y el desgaste de las piezas de la máquina.

El índice de viscosidad muestra cómo reacciona la viscosidad a los cambios de temperatura. Cuanto mayor sea el índice de viscosidad de un lubricante, mejor será su rendimiento.

Resistencia a la Oxidación

La degradación del lubricante debido a los mecanismos de oxidación es un problema potencialmente grave. Aunque el lubricante en su formulación original puede tener muchas propiedades deseables, la oxidación puede causar una enorme pérdida de rendimiento.

El proceso de oxidación modifica primero la acidez del lubricante, lo que aumenta el riesgo de corrosión y reduce la viscosidad, lo que a su vez disminuye la eficacia del lubricante. Un cambio de color es una clara indicación de la oxidación del aceite. Se han desarrollado varias pruebas de estabilidad de los lubricantes para medir la resistencia a la oxidación en diferentes condiciones, relacionadas con las distintas aplicaciones de los lubricantes.

Resistencia a la Corrosión

El aceite base lubricante no debe contener componentes que provoquen la corrosión de las partes metálicas del motor o de la máquina. Los ensayos de corrosión suelen consistir en poner en contacto una muestra de aceite base con una superficie metálica en condiciones controladas.

La decoloración del metal, los cambios en la superficie o la pérdida de peso del metal pueden utilizarse para medir la afinidad del aceite con la corrosión. También se han desarrollado pruebas para medir la resistencia a la corrosión de los aceites en condiciones adversas, por ejemplo, en presencia de agua, salmuera o ácidos tras la combustión.

Compatibilidad de los Sellos

Los lubricantes pueden entrar en contacto con las juntas de goma o plástico de la maquinaria. El contacto con el aceite puede afectar a la resistencia y al hinchamiento de las juntas. Existen varios ensayos para medir el efecto de los aceites base sobre diferentes juntas en distintas condiciones de ensayo.

Espuma

Otra propiedad importante de los lubricantes que garantiza el buen funcionamiento de la maquinaria y los equipos es su baja tasa de formación de espuma. Esto es especialmente importante para los sistemas hidráulicos. Además, los lubricantes deben desgasificarse rápidamente para evitar mejor la erosión por cavitación.

Aditivos para Lubricantes

Los aditivos para aceites de motor son compuestos químicos que mejoran las propiedades lubricantes del aceite base. Cumplen tres funciones principales: mejoran las propiedades del aceite base existente mediante antioxidantes, inhibidores de la corrosión, agentes antiespumantes y des emulsionantes.

¿Qué propiedades o mejoras agregan los aditivos al lubricante?

Los beneficios son múltiples, tanto para tu motor como para tu cartera. Para disfrutar de estas ventajas, es importante añadir el aditivo al menos en cada cambio de aceite:

  • Restablece la compresión del motor.
  • Ayuda a mantener el rendimiento.
  • Evita la oxidación.
  • Ayuda a capturar los residuos metálicos.
  • Crea una capa protectora contra la corrosión.
  • Prolonga la vida del lubricante.

Todo esto facilita el mantenimiento de tu vehículo si lo haces a tiempo. De este modo, no tendrá que gastar dinero innecesariamente en reparar o sustituir las piezas que se desgastan prematuramente.

Hay otros aditivos que se mezclan con el combustible, pero ese es otro tema. Mientras tanto, añade un aditivo al motor en el próximo cambio de aceite.

Tipos de aditivos para lubricantes

Existen diferentes tipos de complementos alimenticios

  • Antioxidantes. Este tipo de suplemento ralentiza el proceso de oxidación. Evitan la formación de ácidos, depósitos o el aumento de la viscosidad del lubricante.
  • Antiespumantes. Esto evita la formación de burbujas de aire. Pueden acelerar el proceso de oxidación del lubricante.
  • Diluyentes. A bajas temperaturas, el lubricante presenta un obstáculo al flujo. Este tipo de aditivo permite que fluya más fácilmente.
  • Inhibidores de la corrosión: Evitan que el agua se condense en el interior del equipo, formando una película lubricante.

Los aditivos mejoran las propiedades del lubricante base. Mejoran las propiedades existentes del lubricante base o añaden propiedades adicionales eliminando las ineficaces.

Sin embargo, en general, los aditivos cumplen las siguientes funciones básicas:

  • Para evitar que el aceite se oxide y no dañar la máquina.
  • Para frenar el desgaste, la obstrucción del filtro u otros efectos negativos.
  • Para mejorar la fluidez del lubricante.
  • Para evitar que las máquinas se quemen o dañen el lubricante.

Dependiendo del uso que se le dé al motor, es conveniente aplicarle aditivos al aceite para asegurar una protección adicional al motor.

Comentar

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Al seguir navegando acepta su uso.