¿Qué es y para qué sirve el distribuidor del auto?

Fue alrededor del año 1860 cuando el francés Etienne Lenoir logró desarrollar la bujía o vela, un elemento muy importante en los automóviles de gasolina de hoy día. Sin embargo, la bujía no era capaz de generar la chispa requerida para que un motor de combustión funcionara y además tampoco había un sistema de encendido. Entonces, alrededor de 1911 el estadounidense Charles Franklin Kettering logró desarrollar un sistema de encendido eléctrico pensado para emplearlo en automóviles. En pocos años la mayoría de los autos de la época ya contaban con este sistema. Su gran invención permitió la eliminación de las palancas de hierro que encendían los primeros motores de combustión interna, lo cual tenía riesgos puesto que una vez arrancaba el motor la palanca giraba en retroceso, algo muy peligroso y además requería de un esfuerzo físico para accionarla.

Este sistema de encendido fue mayormente conocido como el sistema Kettering, que empleaba platinos o contactos, una bobina y el condensador. Un sistema que prácticamente se volvió estándar al poco tiempo en la industria automotriz. Así fue como Kettering en asociación con Edward Deeds fundaron (Delco) un acrónimo para Dayton Engineering Laboratories Company, una muy reconocida marca de distribuidores de electricidad para bujías de automóviles.

Entonces como podrás imaginar, el distribuidor de un coche es muy importante porque actúa como intermediario entre la corriente y el motor. Por supuesto, la chispa es generada por la bobina, que la hace llegar a través de los cables hasta el distribuidor, pero esta chispa nunca llegará al motor en el orden correcto si no pasa por el distribuidor, que a su vez es accionado por el árbol de levas, por lo que es el verdadero intermediario. Recordemos que el motor se enciende por una mezcla de aire y combustible, pero sin la chispa no hay fuego que encender y eso es lo que vamos a discutir ahora.

El distribuidor de encendido es un componente mecánico-eléctrico que forma parte del sistema de encendido, obviamente en motores de gasolina y también de gas. Envía una corriente eléctrica de alto voltaje desde la bobina y el rotor de encendido, pero en un orden fijo desde cada cilindro hasta las bujías de cada cilindro, por supuesto, de manera que este elemento de encendido, que es el distribuidor, se encarga entonces de la interacción con los elementos de encendido de nuestro motor.

Función del distribuidor

La explicación es muy sencilla y corta, el distribuidor es el que distribuye el impulso eléctrico, eso es todo. Ahora si desglosamos un poco las cosas para que tengas un poco de luz en el camino del conocimiento, podemos ver que cuando la corriente eléctrica pasa por la bujía, crea una chispa que enciende la mezcla de aire y combustible en la cámara de combustión, este impulso eléctrico antes debe pasar por las puntas metálicas ubicadas en el cabezal del distribuidor, en la secuencia de encendido especificada por cada fabricante.

Composición del distribuidor

Aunque no lo creas, por el trabajo que realiza este importante componente en relación con el sistema de encendido del motor, el distribuidor está fabricado en plástico, pero con una dureza muy alta y, por supuesto, una gran resistencia al calor, ya que su posición está literalmente sobre el motor, por lo que las altas temperaturas que tiene que soportar son extremas, combinadas con los impulsos eléctricos que podrían acabar provocando un incendio.

Por otro lado, en el interior de la carcasa también hay una placa de bronce unida al plástico con un gancho, otra pieza de acero aplanada y cilíndrica que está en contacto con la placa de bronce, y finalmente el rotor, que forma parte del interior del distribuidor.

Componentes del distribuidor

El distribuidor generalmente tiene un tamaño de 3 a 10 cm de largo y de 2 a 4 cm de ancho, destacamos algunos de los componentes que conforman la carcasa del distribuidor:

Tapa: de forma circular con agujeros en la parte superior, según el número de bujías del motor, en los que se introducen los cables de cada bujía. En el interior de esta tapa hay un contacto conectado al rotor, de plástico duro y resistente al calor.

Plataformas: Son interruptores conectados eléctricamente y controlados por una leva, a su vez controlada por el árbol de levas, que se abren y cierran alternativamente y acaban transmitiendo corriente desde la bobina de encendido.

Condensador: se trata de un elemento cilíndrico del que sale un cable y un orificio en el extremo, que se conecta al conjunto del distribuidor con un tornillo. Este elemento reduce el arco eléctrico que se produce en los contactos de platino y, entonces gracias al condensador, no daña los contactos de platino.

Rotor: soporta el distribuidor para que la alta tensión de la tapa pueda fluir a la salida de cada ranura. El rotor funciona girando, y en la parte superior de su alojamiento hay una paleta que recoge la descarga eléctrica de la bobina de encendido, de modo que el propio rotor distribuye la chispa a las bujías.

El orden de los cables tiene un orden especifico cuando se conectan al distribuidor, por lo general en un motor de cuatro cilindros el orden de encendido es 1,3,4,2 pero puede variar de acuerdo al fabricante. Esto es importante al conectar los cables puesto que sino el motor no funcionará correctamente.

Usualmente el número 1 es el más cercano al distribuidor y el cable que sale de la bujía es el más corto, por lo que el orden se basa en el tamaño del cable, ya que el número 4 será el cable más largo porque es el más alejado del agujero en el cabezal del distribuidor al que debe conectarse.

Fallas en el distribuidor de auto

Un distribuidor defectuoso puede dañar el motor. Para corregir una avería en el vehículo, primero es necesario saber cómo detectarla, para poder determinar exactamente cuál es el problema. Por lo general, hay varios síntomas que pueden estar asociados con un distribuidor defectuoso. Saber qué buscar de antemano te puede ahorrar tiempo y dinero.

Temblores Inexplicables

Un síntoma clásico de un distribuidor defectuoso es una sacudida inexplicable al arrancar el coche. Esto puede variar desde una vibración hasta una fuerte sacudida que se puede sentir en todo el vehículo.

Esta vibración puede indicar que el rotor del distribuidor no gira correctamente, afectando al proceso de encendido y a la sincronización. En el caso de las tapas de distribuidor dañadas, este tipo de vibración se suele sentir al ralentí o cuando el vehículo está parado mientras se conduce, como cuando se detiene en un semáforo en rojo o en una señal de stop. En ocasiones pasa lo contrario, puesto que la falla se nota al acelerar desde una parada. Es necesario verificar que la tapa del distribuidor no tenga fisuras ni daños evidentes.

Dificultad inicial en el encendido

Otro síntoma clásico que puede indicar un distribuidor defectuoso es la dificultad para arrancar el coche. Esto suele ocurrir al arrancar el vehículo en zonas con temperaturas exteriores frías.

El golpe de calor causado por el funcionamiento del motor en un cabezal de distribución de plástico frío es a menudo la causa del agrietamiento térmico del cabezal de distribución, que es más común en los coches aparcados en el exterior o en garajes sin calefacción.

Para evitar que esto ocurra, revisa regularmente el cabezal del distribuidor en busca de signos de agrietamiento y, si es posible, intenta aparcar el vehículo en una zona protegida cuando haga frío.

Chirridos agudos o sonidos inconsistentes del motor

Otro síntoma de un distribuidor defectuoso es un chirrido agudo que se produce al arrancar el coche. Si todo lo demás en el coche funciona con normalidad, detente y mira debajo de la tapa del distribuidor. Esta tapa suele estar endurecida por la suciedad y la grasa. Esta acumulación a veces hace que el cabezal del distribuidor chirríe cuando el aire fluye a través del motor. Si el ruido persiste incluso después de limpiar la tapa, es posible que haya que sustituir la tapa o el distribuidor por completo. Por lo general, se trata de un problema que debe ser diagnosticado por un mecánico calificado que se ocupe habitualmente de los distribuidores.

El auto no enciende

Este es uno de los problemas más difíciles de detectar, ya que puede estar relacionado con otro problema aguas arriba del distribuidor. Por lo tanto, hay que comprobar varios factores, como las interferencias eléctricas.

Aceleración anormal

Cuando esto ocurre, el motor puede acelerar o desacelerar más de lo habitual, y también pueden producirse explosiones de escape, causados por una combustión irregular. En este caso, debe comprobarse todo el sistema.

Desventajas del distribuidor

El sistema de distribuidor que emplea platinos tiene algunas limitaciones las cuales mencionamos:

  • La tensión de salida de la bobina no puede ser elevada porque los platinos se queman.
  • Se requiere ajustar y limpiar periódicamente los platinos.
  • Este sistema mecánico presenta desgaste físico en el tiempo, el cual es causado por el roce que hay entre la leva que abre el platino y el mismo platino. Esto ocasiona que los platinos se descalibren y no abran correctamente a la medida.
  • A veces el porta platino puede presentar juego excesivo por desgaste y de igual manera causar que el platino se mueva y no pueda abrir correctamente.
  • Se requiere de un condensador para elevar la tensión y evitar el perlado. Este condensador se carga de manera instantánea cuando se abre el contacto. Pero también se descarga instantáneamente en la bobina. Así pues, el condensador puede sobrecargarse con una tensión de aproximadamente 36V en lugar de los 12V normales, lo cual aumenta drásticamente la tensión de salida de la bobina. Este fenómeno se le conoce como golpe de ariete eléctrico y ocurre puesto que los electrones intentan seguir circulando a través de un conductor cuando se interrumpe su paso, elevando la tensión de forma momentánea, produciendo una chispa.

Hoy día, este sistema de distribuidor por platinos ha evolucionado al encendido electrónico donde un dispositivo electrónico reemplaza el sistema mecánico que abre y cierra con la leva. Además de no presentar desgaste mecánico, es más preciso y además se elimina la necesidad de tener un condensador. Entre otras ventajas el encendido electrónico permite que las bobinas puedan llegar hasta un voltaje de 20.000V lo que ayuda a incrementar la eficiencia dependiendo del motor.

Comentar

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Al seguir navegando acepta su uso.