Sistema de refrigeración del motor

El motor del coche funciona mejor a temperaturas más altas dado que es un motor de combustión. Cuando el motor está frío, se desgasta más fácilmente, emite más contaminantes y funciona con menos eficiencia. Por lo tanto, una tarea importante del sistema de refrigeración es calentar el motor lo más rápidamente posible y mantenerlo a una temperatura constante. La función más importante del sistema de refrigeración es mantener el motor a su temperatura óptima de funcionamiento. Si el sistema o cualquier parte de él falla, el motor se sobrecalienta y esto puede causar una serie de problemas graves.

¿Has imaginado alguna vez lo que ocurriría si el sistema de refrigeración de su motor llega a fallar? El sobrecalentamiento puede fundir las juntas de culata de los cilindros e incluso destruir el bloque del motor si el problema es lo suficientemente grave. Si no se puede eliminar el calor excesivo del motor, los pistones se soldarán literalmente dentro de los cilindros, lo que provocará el fallo del motor y la necesidad de comprar uno nuevo. Por eso es importante prestar mucha atención al cuidado y mantenimiento del sistema de refrigeración y conocer su funcionamiento.

Funcionamiento del sistema de refrigeración

Para explicar cómo funciona el sistema de refrigeración, primero hay que explicar lo que hace. Es muy sencillo, el sistema de refrigeración del vehículo enfría el motor. Sin embargo, refrigerar el motor parece una hazaña imposible, sobre todo si se tiene en cuenta la cantidad de calor que genera el motor de un coche. Piensa en ello.

Con las piezas móviles que rozan entre sí, se concentra mucho calor en un solo lugar. Sin un sistema que funcione, el motor se sobrecalentará y se apagará en cuestión de minutos. Un sistema de refrigeración moderno debe ser capaz de mantener el motor a optima temperatura, sea en invierno y durante los cambios rápidos de temperatura en verano, cualquiera que sea el caso.

¿Qué sucede allí dentro?

El sistema de refrigeración funciona haciendo circular continuamente líquido a través de los tubos del bloque del motor. El refrigerante se introduce en el bloque de cilindros mediante una bomba de agua. Al circular por estos tubos, se arrastra el calor del motor.

Entonces, después de sacar el calor del motor, el fluido calentado entra en el radiador, donde es enfriado por el flujo de aire a través de las rejillas del radiador del vehículo. El líquido se enfría al pasar por el radiador y vuelve al motor para absorber y disipar aún más el calor del motor.

Por otra parte, el termostato está situado entre el radiador y el motor. El termostato regula el comportamiento del refrigerante en función de su temperatura. Si la temperatura del refrigerante desciende por debajo de un determinado nivel, no llega al bloque del motor. Entonces, el refrigerante recircula hasta que se alcanza una determinada temperatura. En este momento, la válvula termostática se abre, permitiendo que el refrigerante vuelva a fluir hacia el motor y lo enfríe.

En ocasiones el refrigerante puede alcanzar fácilmente el punto de ebullición debido a la elevada temperatura del motor. Sin embargo, para evitar que esto ocurra, el sistema está presurizado. Cuando el sistema está presurizado, es mucho más difícil que el refrigerante alcance el punto de ebullición.

Sin embargo, a veces la presión se acumula y debe ser liberada antes de que la tubería o la junta puedan ser drenadas. El tapón del radiador libera la presión excesiva y la acumulación de líquido del radiador hacia el reservorio. Una vez que el fluido del tanque de almacenamiento se ha enfriado a una temperatura aceptable, se dirige al sistema de refrigeración para su recirculación y continua su ciclo.

Partes del sistema de refrigeración

Los sistemas de refrigeración difieren en función del tipo de componente utilizado para refrigerar el motor, en algunos casos se trata de refrigeración líquida, en otros de refrigeración por aire, aunque este último es muy escaso en autos, pero muy usado en las motos. Se trata de un sistema bastante complejo por el que circula el refrigerante o anticongelante. Tenga en cuenta que la temperatura ideal del motor varía entre 80°C y 105°C, según el tipo de motor y el fabricante.

Los vehículos comerciales pesados son más sensibles a las temperaturas muy altas, ya que estos motores tienen que trabajar duro para transportar toneladas de mercancías y recorrer largas distancias hasta su destino. Veamos sus partes:

Mangueras

Estos conectan el radiador a la bomba de agua y el motor al radiador.

Tapón del Radiador

Mantiene la presión interna correcta y el volumen de refrigerante en el sistema de refrigeración.

Termostato

Una válvula que mantiene la temperatura del refrigerante del motor necesaria para que el lubricante del motor alcance su punto de viscosidad ideal, protegiendo así todos los componentes internos. Viene en diferentes rangos de temperaturas, de acuerdo a cada fabricante.

Ventilador

Con el ventilador, se introducen grandes cantidades de aire exterior, que circula por las ranuras del radiador y contribuye a una refrigeración eficaz. Sin embargo, esto no siempre es necesario, ya que la refrigeración también se logra cuando el vehículo circula a una velocidad suficiente.

Bomba de Agua

Se encarga de hacer circular el refrigerante por el bloque motor, el radiador, la culata y otras partes del motor y de regular la temperatura a la que debe funcionar el refrigerante. Sólo funciona cuando el motor está en marcha y es accionado por la correa de transmisión; está conectado al cigüeñal y hace circular el agua por el sistema de refrigeración y el motor. Cuanto más rápido funciona el motor, mayor es la temperatura que se alcanza, pero como la bomba de agua funciona de forma sincronizada, más rápido circula el agua y, por tanto, más rápido se disipa el calor.

Radiador

Se trata de un tubo vertical tipo panal, está formado por placas metálicas (de cobre y ahora de aluminio), llamadas aletas. Este panal permite transferir fácilmente el calor. Esta pieza está situada en la parte delantera del motor y, debido a la velocidad con la que se mueve, el aire con el que entra en contacto fluye directamente a través de él. El agua caliente que sale del motor pasa por el radiador, bajando su temperatura antes de volver al recircular motor.

Tipos de Sistemas de Refrigeración

Actualmente existen dos sistemas de refrigeración para los motores de gasolina y diésel, que se explican a continuación para una mejor comprensión:

Refrigeración por Aire

Este sistema extrae el calor del motor a la atmósfera a través del aire ambiente. Los sistemas de refrigeración modernos están diseñados para permitir que los motores de combustión interna mantengan una temperatura constante entre 82°C y 113°C. Estos motores están fabricados con una aleación ligera y tienen aletas en la carcasa exterior para aumentar el área de radiación de calor.

La refrigeración por aire funciona mediante una correa conectada a la polea del cigüeñal, que acciona la polea del ventilador, que hace circular el aire a través de un embudo, que ayuda a mantener la temperatura de las distintas piezas del motor. Una vez que los cilindros se han enfriado, parte del aire pasa al radiador, donde se encuentra el aceite lubricante, reduciendo su temperatura. Al final del ciclo, se expulsa el aire caliente del motor a través de los respiraderos y entra aire fresco, lo que permite reiniciar el ciclo. La refrigeración por aire puede ser directa o forzada. Veamos:

Refrigeración directa

Este sistema se utiliza normalmente en las motos en las que el motor está expuesto al aire. La refrigeración se consigue gracias al aire que golpea las aletas durante la carrera, cuanto mayor sea la velocidad, más eficaz será la refrigeración.

Refrigeración forzada

Este tipo de refrigeración se utiliza en los coches en los que el motor está encerrado en la carrocería, para que haya menos contacto con el aire durante la conducción. Utiliza un ventilador accionado por el propio motor, que se encarga de crear un fuerte flujo de aire que, dirigido adecuadamente hacia los cilindros, proporciona una refrigeración eficaz incluso cuando el coche se conduce lentamente. Volkswagen utilizó este sistema en el famoso Escarabajo.

Refrigeración por Agua

Este sistema consta de un circuito de agua y es el más utilizado actualmente en los vehículos y motos de gran cilindrada. Una correa está conectada a la polea del cigüeñal, que acciona la polea de la bomba de agua, que a su vez suministra refrigerante al radiador.

En el radiador, el flujo de aire impulsado por el ventilador se dirige directamente al refrigerante, bajando su temperatura, y a través de tubos el refrigerante vuelve al motor para reiniciar el ciclo. El fluido que entra en el motor transfiere parte del calor generado en la cámara de combustión, extrayéndolo de la parte superior del cilindro y de las válvulas de admisión y escape. Este fluido caliente es impulsado por la bomba de agua y enviado al radiador, donde pasa por el termostato para completar el ciclo.

Sistema de refrigeración por agua abierto

Este sistema de refrigeración por agua utiliza la refrigeración por evaporación para reducir la temperatura del agua restante. Un componente como la torre de refrigeración sustituye al radiador en un sistema de refrigeración "cerrado". El inconveniente de este método es que el agua que se pierde por evaporación debe renovarse constantemente.

Circuito cerrado

Se trata de un sistema presurizado y sellado. La presión aumenta el punto de ebullición del fluido térmico, reduciendo el riesgo de ebullición. Este sistema consiste en una conexión entre el radiador y un pequeño depósito, el de expansión. De este modo, el fluido no se pierde en el exterior y puede recuperarse. La válvula de seguridad, que permite la salida del líquido del radiador, se encuentra en el tapón o en la entrada del depósito de expansión.

Refrigeración por aire VS Refrigeración por agua

Refrigeración por aire

-El motor ocupa menos espacio. Este es un factor importante a tener en cuenta, especialmente en el caso de los coches y motos pequeños, donde el espacio del motor es bastante limitado.

-Los motores refrigerados por aire son más fáciles de instalar, más ligeros y más baratos.

-Hacen más ruido que los refrigerados por agua porque el aire que fluye sobre las aletas de refrigeración crea un pequeño amplificador de ruido.

Refrigeración por agua

-Un sistema refrigerado por agua es más rápido y eficaz que un sistema refrigerado por aire.

-Es más costoso de mantener y requiere más espacio que un sistema refrigerado por aire.

-La refrigeración por agua aumenta al aprovechar las características del líquido, pero está conformado por más componentes.

Mantenimiento del sistema de refrigeración

El mantenimiento preventivo es muy importante, desde los neumáticos hasta las baterías, pasando por los limpiaparabrisas y los filtros, todos los componentes de tu coche son importantes. Pero, ¿es realmente tan importante el sistema de refrigeración?

Hasta el 70% de la energía que quema la gasolina en el motor del coche se convierte en calor. Para ello, el motor está equipado con un sistema de refrigeración que cumple dos importantes funciones:

En primer lugar, evita que el motor se sobrecaliente y para que funcione a la temperatura óptima. En segundo lugar, asegura que el calor se distribuya uniformemente. En definitiva, el sistema de refrigeración se encarga de que el coche funcione sin problemas.

La mayoría de los coches nuevos están equipados con un sistema de refrigeración que incluye un radiador con ventilador, una bomba de agua, un termostato y sensores, y una serie de fluidos. Todos estos elementos trabajan conjuntamente para mantener el motor a la temperatura adecuad y es necesario aprender a cuidar el sistema de refrigeración de tu coche. Esto maximizará el rendimiento y prolongará la vida del motor y de todo el vehículo.

Cuidado con las fugas de refrigerante

El líquido del radiador “también conocido como refrigerante o anticongelante” puede tener fugas. El refrigerante suele ser de color amarillo o verde y es fácil de detectar bajo el coche, mientras que el aceite es de un color mucho más oscuro. Si notas fugas de refrigerante, lleva tu vehículo a un taller calificado para que lo revisen y así evitar un problema grave. Sin embargo, hay algunos aspectos que puedes conocer y tener en cuenta:

Comprueba que el nivel de refrigerante es correcto

Como todos los fluidos del vehículo, el refrigerante del radiador debe mantenerse en el nivel correcto. Para comprobar el nivel, espera a que el coche se haya enfriado completamente antes de abrir el tapón del radiador. Si el nivel es bajo, el refrigerante es oscuro o tiene olor a quemado, es el momento de cambiarlo. No obstante, es conveniente cambiar el refrigerante en los intervalos recomendados por el fabricante, y no sólo por su aspecto.

Utiliza la mezcla correcta de refrigerante y agua

Muchos refrigerantes están premezclados con agua destilada. Para asegurarse de que no es necesario añadir más agua, lea la etiqueta del producto. Sin embargo, si es necesario añadir agua, siga las instrucciones y la cantidad recomendada. Una mezcla adecuada evita la corrosión y mantiene las propiedades anticongelantes de acuerdo al lugar donde vives.

Cuida las correas, juntas y mangueras del vehículo

Diferentes correas, juntas y mangueras conectan y controlan diferentes partes del sistema de refrigeración. Durante los calurosos meses de verano estas piezas pueden secarse y en los meses más fríos la humedad puede provocar corrosión u otros puntos débiles. Asegúrate de que todas estas piezas están bien mantenidas y sustitúyelas cuando sea necesario. De lo contrario, la transferencia de calor puede fallar y las pérdidas pueden aumentar.

Comprueba el ventilador

El radiador debe disipar el calor del motor. Con un ventilador, este componente hace circular el aire por el radiador para enfriarlo rápidamente. Si el ventilador falla, la temperatura aumenta rápidamente. Comprueba que el ventilador funciona correctamente.

En general, durante una visita a un taller se pueden comprobar todos los componentes de tu vehículo, cambiar el refrigerante con la mezcla adecuada de agua si es necesario y preparar tu sistema de refrigeración para un nuevo viaje.

Fallas comunes del sistema de refrigeración

Los fallos más comunes del sistema de refrigeración son las fugas, el sobrecalentamiento o el calentamiento insuficiente.

Problemas de circulación del refrigerante

  • Tubos y mangueras.
  • Correa de transmisión y tensión de la correa.
  • Función de termostato.
  • Bomba de refrigerante y polea.
  • Si el problema persiste después de comprobar los puntos anteriores, es posible que haya aire en el sistema. Drenar y rellenar el refrigerante como se indica en el manual.

Comprueba que no hay problemas de flujo de aire de refrigeración

  • Si las aletas de refrigeración del radiador están obstruidas.
  • Verificar que el ventilador este bien sujeto.
  • Debe haber sellado alrededor del radiador, para evitar el escape del aire.

Fugas

  • Comprobar el nivel de refrigerante en el depósito de expansión y corregirlo si es necesario.
  • Comprueba si hay fugas en el sistema y adopta medidas correctoras.
  • Comprueba que el refrigerante está limpio.
  • Las pérdidas de un sistema en buenas condiciones deberían ser muy pequeñas.

El refrigerante contaminado es un signo de fugas internas, uso inadecuado del refrigerante, entre otros. Las fugas internas pueden producirse en el motor o en uno de los refrigeradores de aceite. La gestión inadecuada del refrigerante y la sobredosificación pueden provocar la formación de lodos y una posible corrosión. Los lodos pueden acumularse en el radiador y reducir su capacidad de refrigeración e incluso causar una falla total. Es aconsejable seguir siempre las recomendaciones del vehículo y realizar mantenimiento de acuerdo a ello.

Comentar

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Al seguir navegando acepta su uso.