¿Ventanas abiertas o aire acondicionado?

El sistema de aire acondicionado extrae el aire caliente del interior del coche, lo enfría con refrigerante y lo devuelve al habitáculo frío. Sin embargo, esto utiliza un compresor que utiliza más potencia del motor y este esfuerzo adicional consume más combustible. Así que el uso del aire acondicionado consume más combustible. Sin embargo, hay que tener en cuenta algunas cosas antes de desconectarlo por completo.

Un estudio realizado por la Sociedad de Ingenieros de Automoción de EE.UU. reveló que, si bien el uso del aire acondicionado gasta combustible, conducir a alta velocidad con las ventanillas abiertas tiene un impacto aún mayor en el consumo de combustible. En otras palabras, si se bajan las ventanillas del coche para evitar el uso del aire acondicionado, se consume mucho más combustible. ¿Por qué?

Cuando se bajan las ventanillas, el aire que entra en el coche crea más resistencia al movimiento del vehículo, lo que obliga al motor a avanzar y, por tanto, a consumir más combustible.

¿Se gasta más gasolina con las ventanas abiertas o con el aire acondicionado?

Se ha descubierto que los aparatos de aire acondicionado consumen un 10% más de combustible de lo normal, mientras que la alternativa de bajar las ventanillas puede afectar el consumo de combustible en un 20%.

Para comprender mejor este fenómeno, es necesario explicar por medio de una investigación que se realizó. Como parte de las pruebas, se condujo un SUV y un sedán durante varias horas en diversas condiciones meteorológicas simuladas.

Resultó que no sólo el aire acondicionado afecta al consumo de combustible, sino que el consumo de combustible de los SUV es un 8% mayor, mientras que el del sedán es un 20% mayor.

Esto significa que conducir a alta velocidad con las ventanillas bajadas tiene un mayor impacto en un coche más aerodinámico. Los expertos coinciden en que a velocidades superiores a 64 km/h es mejor utilizar el aire acondicionado y a velocidades inferiores es mejor bajar las ventanillas.

El problema entonces es que abrir las ventanillas empeora la aerodinámica del coche porque el aire entra en el habitáculo y lo frena (como un paracaídas). Esto significa que el motor tiene que trabajar más para hacer lo que hace, que es impulsar las ruedas para mantener el coche en movimiento, por lo que tiene que utilizar más combustible.

Problemas al conducir con las ventajas abiertas

Con la llegada del verano y la subida de las temperaturas llegan en muchos países, conducir por las carreteras puede resultar muy incómodo. La pregunta que surge es: ¿es mejor utilizar el aire acondicionado o conducir con las ventanillas bajadas?

Empecemos por las ventanas, numerosos estudios demuestran que conducir con las ventanillas abiertas a velocidades superiores a 80 km/h supone un mayor consumo de combustible. La razón a estas velocidades, con las ventanillas abiertas, es que la aerodinámica del coche se deteriora y el movimiento del aire en el habitáculo crea resistencia, lo que significa que el coche tiene que acelerar más y consumir más combustible para seguir avanzando.

A esta velocidad, lo ideal es utilizar el aire acondicionado a una temperatura del habitáculo está entre 20°C y 24°C. Si se requiere una temperatura más baja, el compresor y el sistema de aire acondicionado (ventiladores) se sobre utilizan. Esta energía se resta al motor, que a su vez consume más combustible.

Un consejo muy importante antes de utilizar el aire acondicionado en el tráfico urbano si se estima transitar a una velocidad media no superior a 40 km/h por trayecto es, cuando estés aparcado abre primero las puertas y las ventanillas para refrescar el habitáculo (dejar salir la mayor cantidad de aire caliente acumulado). A continuación, enciende el aire acondicionado durante unos segundos y deje que el aire caliente que queda en las tuberías salga por convección natural “el aire caliente sube, el aire frío baja”. Y Ahora estás listo para comenzar tu viaje.

Aprendamos a hacer un buen uso del aire de nuestro vehículo

El uso del aire acondicionado afecta al rendimiento del motor y al consumo de combustible, que puede aumentar entre un 5 y un 20%, es decir, entre medio litro y un litro por hora a velocidad de crucero. Por lo tanto, es importante aprender a utilizarla con prudencia.

Airear el coche primero

Cuando entres en tu coche, baja las ventanillas antes de arrancar el motor para que el aire caliente salga del habitáculo. Luego, súbelos y enciende el aire acondicionado.

Mantén el coche cerrado

Mantenga el coche completamente cerrado cuando el aire acondicionado esté encendido.

Utiliza el ventilador

No enciendas el aire acondicionado o el ventilador a menos que necesites reducir la temperatura drásticamente. De lo contrario, puede bastar con encender el ventilador.

Mantén limpia la parte inferior del parabrisas

Retira la suciedad acumulada bajo el parabrisas para evitar que bloquee la entrada de aire exterior.

Mantén limpias las rejillas de ventilación

No cubras las rejillas de ventilación del aire acondicionado “parabrisas, asientos delanteros, suelo y asientos traseros”.

Alinea correctamente las rejillas de ventilación.

Alinea siempre las boquillas para que el aire se distribuya por el habitáculo y el flujo no se dirija hacia los pasajeros.

Evitar el enfriamiento excesivo

No enfríes demasiado la cabina. Recuerda que por cada grado menos de 20 grados centígrados, el consumo de energía aumenta aproximadamente un 8%.

Mantenimiento

Al menos una vez a la semana, incluso en invierno, deja funcionar el aire acondicionado durante al menos dos minutos para asegurar la circulación de aceite en el compresor y mantener el sistema lubricado.

Si la máquina no se ha utilizado durante este periodo mínimo de mantenimiento invernal, déjala funcionar muy lentamente, ya que una parada prolongada puede hacer que las juntas y los componentes de las tuberías se resequen y dañen.

Al principio del verano, de ser posible hay que comprobar el nivel de aceite y el estado del compresor, limpiar el exterior del radiador y el condensador con aire comprimido y comprobar el llenado de gas. Además, las conexiones de las tuberías deben revisarse cada 20.000 km.

¿Cuándo es más eficiente abrir las ventanas?

Lo mas eficiente es cuando el vehículo no se encuentra en movimiento o te encuentras atascado en un trafico pesado. También vale la regla de utilizarlo cuando se circula a velocidades inferiores a los 40 km/h aproximadamente y cuando el clima y temperatura exterior lo permitan claro está.

¿Cuándo es más eficiente utilizar el aire acondicionado?

El verano implica altas temperaturas, que afectan al rendimiento del motor y nos obligan a utilizar el aire acondicionado. Además, el aire acondicionado reduce la potencia del motor y aumenta el consumo de combustible, como hemos venido ya diciendo. Sobrecargar el vehículo durante la conducción también aumenta el consumo de combustible. Por este motivo, te diremos las claves para conseguir la máxima eficiencia en el consumo de combustible ya que, el uso incorrecto del aire acondicionado aumenta el consumo de combustible hasta un 20%.

Si el aire acondicionado está siempre encendido, el consumo de combustible aumenta un 8%. Cuando se conduce a alta velocidad, con las ventanillas abiertas aumentan la resistencia aerodinámica del coche y, por tanto, el consumo de combustible, por lo que conducir con el aire acondicionado puesto es la solución más eficiente, aunque no sea del todo conveniente porque sabemos que consume de igual manera.

Entonces, en cualquier caso, es conveniente utilizarlo cuando se conduce a velocidades por encima de los 40-60 km/h que es cuando entra mayor cantidad de aire por el condensador del coche, lo que permite que sea mas eficiente, además, ahorrarás algo de combustible dado que como hemos mencionado, bajar la ventanilla aumenta el consumo aún mas que traer el aire acondicionado encendido cuando se circula a velocidad.

Mantener el vehículo en un estado impecable también ahorra combustible

Es aconsejable no sólo mantener el coche en buen estado para reducir el consumo de combustible, sino también conducir con seguridad. Nunca es una pérdida de tiempo llevar el coche a revisión para comprobar el estado de los filtros, los lubricantes o los distintos componentes.

También es importante comprobar la presión de los neumáticos. Una presión de los neumáticos inferior en 0,3 bares a la recomendada por el fabricante aumenta el consumo de combustible en un 3% y el desgaste de los neumáticos en un 3%.

La conducción eficiente también es esencial

Las aceleraciones y frenadas bruscas tampoco son deseables. Lo ideal es mantener una velocidad constante, ya que la aceleración utiliza energía para impulsar el vehículo hacia adelante. Parte de esta energía se pierde durante el frenado. También es recomendable siempre que se pueda utilizar la marcha más larga para que el motor funcione a bajas revoluciones.

Por otro lado, hay que tener en cuenta la velocidad a la que circula el coche. En general, el consumo de combustible aumenta con la velocidad. Por cada 20 km/h de velocidad, el consumo de combustible aumenta un 44%. A 100 km/h, por ejemplo, el consumo de combustible aumenta de 8 l/100 km a 11,5 l/100 km por cada 20 km/h de aceleración. Esto se traduce en un aumento de casi 1.000 euros al año para los coches de gasolina y de unos 700 euros para los de gasóleo.

Otros consejos para ahorrar combustible

Algunas aseguradoras ofrecen descuentos en combustible en determinadas gasolineras y otros distribuyen cupones de gasolina cada semana. Sin embargo, estas iniciativas pueden variar, por lo que conviene comprobar las condiciones al contratar la póliza. Utiliza una aplicación que compruebe los precios del combustible en las gasolineras también puede ahorrarte unos cuantos euros.

También es aconsejable no cargar completamente el coche al inicio del viaje. El uso de bacas o remolques resuelve el problema del espacio, pero a la larga puede afectar al rendimiento del coche y aumentar los costes de combustible. Por ejemplo, 100 kilos más de carga aumentan la factura de combustible en un 7%. Lo mismo ocurre con cualquier componente que afecte a la aerodinámica del vehículo.

Comentar

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Al seguir navegando acepta su uso.